Por su parte, Poncio Pilato es símbolo de la opresión del imperio romano sobre el pueblo judío. Fue caracterizado como un ser de carácter duro, inflexible y sin ningún sentido de humanidad, muy al estilo del déspota imperial.

El candidato de Restauración Nacional se presenta como el candidato de las manos limpias. Sin embargo, para ser, como se dice, un genuino seguidor de Jesús llama la atención las siguientes actuaciones:

  • Se expresó de su esposa como un verdadero patán soberbio; él es el guapo, ella la sierva. ¿Cuándo se vanaglorió Jesús de sí mismo?
  • Manipula la opinión pública a su conveniencia: el 13 de enero exigía participación en los debates, ahora los evade. ¿Dónde está su congruencia?
  • Cuando de construir democracia se trata, prefiere el monólogo del predicador en el que nadie lo cuestiona ni hace el ridículo. ¿Dónde está su humildad para escuchar al pueblo?
  • Pertenece a unas iglesias en las que se compran y se venden los milagros. Si no hay diezmo en forma de dinero, no hay milagro. ¿Cuándo cobró Jesús por sus milagros?
  • Expresa denuncias sin fundamento contra las instituciones públicas y desconoce toda la ley de la administración pública. ¿No conocía Jesús la ley judía que era la ley de su tiempo?
  • Su guía espiritual y sus compinches se han hecho millonarios con el trabajo en las Iglesias de la Prosperidad. ¿No echó Jesús a los mercaderes del templo a latigazos? Fue su único acto de violencia.
  • Se burla con cinismo de los homosexuales. ¿Cuándo se burló o humilló Jesús a alguien?
  • Ignora toda la importancia de las leyes de protección a las mujeres. ¿No protegió Jesús a las mujeres y a los más débiles?
  • De su corazón brota odio, ira y menosprecio para quienes no pensamos como él. ¿Le enseñó Jesús a actuar así?
  • Lanza acusaciones terribles contra quienes él considera que son los pecadores de la actualidad. ¿Cuándo juzgó Jesús a alguien? ¿No fue Jesús el que dijo: El que esté libre de pecado que lance la primera piedra? Siguiendo a Jesús, el Papa Francisco ha dicho: ¿Quién soy yo para juzgar?
  • Escoge un equipo económico movido por la codicia y la ambición que ya anunció una devaluación paulatina de un 20% con lo que subirá la inflación y el déficit fiscal; por eso los pobres serán más pobres y los ricos más ricos. Además, ese mismo equipo es el que viene destruyendo y privatizando lo poco de seguridad social que nos queda. ¿No fue Jesús el que dijo: Es más fácil que pase un camello por el ojo de una aguja a que entre un rico en el Reino de los Cielos?

A mí este señor me recuerda más a Poncio Pilato, una vez más se va a crucificar al pueblo costarricense, pero con las manos limpias.

Socióloga y profesora universitaria.
También por Isabel Ducca Durán: