En una extensa carta, Oramuno explica que después de un lago proceso de reflexión, decidió votar por Carlos Alvarado en las votaciones de segunda ronda, el próximo 1 de abril, pese a que  tiene serios cuestionamientos a la actual administración, el presidente Luis Guilleermo Solís. Sin embargo, expresa también la confianza de que Carlos Alvarado tenga la madurez para tomar las decisiones que se requieren. 

“Ahora que varios jóvenes de su generación están gobernando algunas de las naciones más importantes del mundo, yo espero que, si usted es electo, tenga la madurez y la inteligencia necesarias para fijar los derroteros por los que nuestro país debe discurrir durante los próximos cuatro años, la valentía para mantener el rumbo que defina y la integridad para cumplir las metas que se fije”.

Otra justificación se relaciona con su formación y manera de ver el mundo: “Crecí y estudié admirando al grupo de pensadores costarricenses de fines de siglo XIX, que fueron capaces de darle a Costa Rica un ordenamiento jurídico de avanzada”. … “Si votara por un candidato confesional me sentiría incapaz de tan siquiera volver a exteriorizar mi admiración por gobernantes como Ricardo Jiménez y Cleto González Víquez”, manifestó Oreamuno.

El ex vicepresidente de la República sostiene que, “si bien nuestra Constitución Política actual, por razones propias de las circunstancias históricas en las que fue promulgada, mantuvo el resabio de atribuirle una religión al Estado, la formación institucional de Costa Rica siempre tuvo un claro sentido liberal (en lo político, no así en lo económico). Preservarlo es un deber ineludible”.

Carlos Alvarado agradeció tan valioso apoyo y reiteró su compromiso firme de enfrentar los problemas señalados por Oreamuno, como lo hizo cuando fue ministro de Trabajo negociando las convenciones colectivas a la baja, por primera vez en la historia del país, y aplicando medidas para la reducción de las personas de lujo·, subrayó.

“En el plan de Gobierno Nacional, que suscribí con don Rodolfo Piza, está definida la hoja de ruta para enfrentar el déficit fiscal, donde la reducción del gasto público y la eficiencia en este sector constituyen pilares fundamentales”, comentó.

Oreamuno, fue vicepresidente de la República (1994-1998), diputado de la Asamblea Legislativa (1990-1992) y coordinador del equipo económico del Gobierno (1996-1998) y un connotado miembro del Partido Liberación Nacional (PLN), por el que votó en la primera ronda.