Sonidos de la Península de Osa podrían usarse con fines terapéuticos 

Un equipo de profesionales del Centro Socioambiental Osa y la Asociación en Pro de la Calidad de Vida Jireh y del Recinto de Golfito de la Universidad de Costa Rica (UCR) realizaron una investigación en la Península de Osa para recopilar los sonidos de la naturaleza que ofrece esta zona reconocida mundialmente por su biodiversidad.

El objetivo del estudio es conocer las frecuencias de sonidos presentes en diversos ecosistemas: bosque secundario, bosque de manglar, zona costera y océano y posteriormente determinar las zonas del cuerpo humano donde actúan para utilizarlos como herramientas en intervenciones para mejorar  la calidad de vida de personas con distintas discapacidades.

Para ello, se realizó una gira de investigación a finales del mes de enero y principios del mes de febrero de 2017, donde se realizaron grabaciones con el fin de registrar algunos de los sonidos que la naturaleza de la Península ofrece. El espacio permitió también que las personas con discapacidad entraran en contacto con la naturaleza y que lograran percibirla a través de sus sentidos.

Se colectaron datos en los poblados de Escondido, en el proyecto ecoturístico Jacana Rey Tours, en la parte marina en el Golfo Dulce, en un ecosistema de playa en el Parque Nacional Piedras Blancas, en el ecosistema de manglar ubicado en Playa Colibrí, en un sitio de recuperación en la comunidad de Rancho Quemado, y por último, en la comunidad el Progreso de Drake.

Los resultados preliminares muestran que en el poblado de Puerto Escondido las frecuencias promedio en Hz son 10.6, en el Golfo Dulce-Piedras Blancas de 21.9, en el manglar de Playa Colibrí es de 17.8, en Rancho Quemado de 13.7 y en el Progreso de Drake de 43.4. Los investigadores asocian las diferentes frecuencias registradas en estos ecosistemas con estados de bienestar, concentración, relajación y mejora del sueño, entre otros. 

La profesora del Recinto de Golfito de la UCR, M.Sc. Hellen Solís Hernández, geográfa, especialista en manejo y conservación de vida silvestre, explicó que en este estudio partieron de datos ya publicados que demuestran cómo ciertas frecuencias intervienen en diferentes partes del cuerpo humano generando estados de bienestar.

Esta investigación fue exploratoria y se espera los resultados sean utilizados como base para la creación futura de un centro de intervenciones para personas con discapacidad que utilice los recursos naturales de la Península de Osa.

En este mapa interactivo puede observar los puntos donde se realizaron las grabaciones, las frecuencias detectadas y los estados de bienestar asociados a cada lugar. https://uploads.knightlab.com/storymapjs/4eafd7af71ab2263020e835223c2d42e/sonidos-de-peninsula-de-osa/index.html