• Las corporaciones mediáticas reestructuran para concentrar más

América Latina registra una alta concentración de medios de comunicación y telecomunicaciones

Por Fabiola Pomareda García*. La presentación de estudios de varios países de la región en el reciente Congreso de la Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación demostró un acelerado aumento de la concentración de medios de comunicación y de las telecomunicaciones en toda América Latina, así como una inquietante reestructuración del espacio radioeléctrico con concentraciones aún mayores como consecuencia de la digitalización de la radio y la televisión, por parte de las grandes corporaciones mediáticas. 

Un dipolo de media longitud de onda radiando ondas radio, muestra las líneas de campo eléctrico y la antena emisora en el centro. (Imagen Wikipedia)

“De la concentración de medios se habla bastante; pero se estudió poco”, dice Guillermo Mastrini, investigador argentino y profesor en la Universidad Nacional de Quilmes.

Mastrini y varias otras personas investigadoras estuvieron en Costa Rica para participar en el Congreso de la Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación que se realizó del 30 de julio al 1° de agosto, en la Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva (ECCC) de la Universidad de Costa Rica.

La televisión abierta y de paga son los medios de comunicación más concentrados en México, Brasil, Colombia y Argentina. En estos países el sector de las telecomunicaciones es dominado por sólo dos jugadores: Telefónica y América Móvil.

Así concluyó el estudio Concentración Infocomunicacional en América Latina, publicado por Observacom y la Universidad Nacional de Quilmes, Argentina.

De acuerdo con el estudio, en prácticamente todos los países analizados cuatro empresas de medios concentran el 80% del mercado de los medios de comunicación.

Mastrini expuso varias cifras que incluyen medios tradicionales, telecomunicaciones y televisión de pago. Los números muestran que la concentración se ha extendido en América Latina, que los grandes grupos se están reestructurando y que las nuevas plataformas no son reguladas por los estados

En su intervención Mastrini explicó:

“Están reestructurándose todos para la competencia en el escenario global, el verdadero desafío dónde habrá que competir con Facebook, con Google, que son los verdaderos grandes medios del futuro. Siempre decimos Globo, Televisa o Clarín pero al lado de estas empresas son medios comunitarios. Esto no es para negar su poder, pero al lado de Facebook y Google, estas empresas pasan a ser mucho más pequeñas.

Se registra una tendencia al alza de la televisión de pago, con mucho incremento de usuarios en varios países y el tema de las nuevas plataformas que, por un lado están incrementando sus audiencias y por otro lado no son reguladas por los Estados, es decir, esto lo que genera es que las empresas de medios estén hablando de una simetría regulatoria porque ellos tendrían que cumplir con las regulaciones nacionales mientras que las plataformas globales quedan por fuera de la regulación estatal, lo cual, y esto sí me parece un detalle, de ahí lo que deriva no es: regulen a los grandes, sino, quítennos la regulación a nosotros.

Este es uno de los problemas que vamos a tener que enfrentar cuando hablemos de política pública en el escenario de los próximos años. Entonces, quiero decir, lo que vamos a aportar son datos completos, lo que vemos en América Latina es que la concentración es alta.

Si esto lo contrastamos con cualquier otra región del mundo, no dan estos números. Los niveles de concentración de la propiedad que se registran en América Latina son superiores a los europeos, a los de Estados Unidos y Canadá, a los de África y a los de Asia.

Esto tiene que ver con una tradición histórica de concentración, con una tradición de que el Estado hizo política. Porque acá, hay una mentira que es, que el Estado no intervenga, los primeros que quieren la intervención del Estado son los dueños de los grandes medios, lo que pasa es que quieren un tipo de intervención del Estado, como yo digo, si es por mí mañana saquemos todas las leyes de intervención, que no haya ninguna regulación del Estado, pero que se banquen las interferencias, que se banquen que cualquier medio que quiera surgir surja, porque ahora el mercado está muy regulado lo que pasa es que, lo que tuvimos en América Latina es una regulación ajustada a los intereses de los grandes grupos de medios.

Cuando dicen que no quieren regulación, lo que no quieren es regulación que afecten sus intereses, no es que no quieran regulación y este es un punto que hay que dejar claro, también, en la agenda a futuro.”

Durante el Congreso también se presentó el estudio de la UNESCO, titulado Tendencias mundiales en libertad de expresión y desarrollo de los medios de comunicación.

El estudio detalla por ejemplo, que han aumentado las prácticas de bloqueo de Internet. Estos eventos pasaron de 18 en el 2015 a 56 en el 2016.

También señala que aumentaron las críticas contra los medios de comunicación, por parte de figuras políticas, lo cual está alentando la autocensura y afectando la credibilidad de los medios.

Otra conclusión, ya conocida, es que la concesión de licencias de radiodifusión sigue obedeciendo a intereses políticos y comerciales.

Guilherme Canela, consejero de comunicación de la UNESCO, habló sobre estas tendencias.

“La tendencia se ve en los medios que están cerrando, despidiendo cantidades de profesionales, con lo cual se hacen más dependientes de ayudas gubernamentales, lo que para nada es bueno y tenemos una tendencia en varias partes, incluso en naciones supuestamente que ya tienen consolidadas sus democracias, de un discurso de líderes políticos contra los medios, contra los periodistas. Narrativas como medios golpistas, medios terroristas, medios corruptos, medios que divulgan noticias falsas, cosas como esas. Entonces, claro que eso es un aumento de los problemas de la independencia del accionar de la libertad de expresión y la libertad de prensa en particular.

Sin embargo, al mismo tiempo en esta cuestión de la independencia, hay un muestreo de contraataque a esta tendencia negativa. Hay un aumento de procesos de resilencia de los mismos medios, de estrategias de cómo contrarrestar estos discursos contra la libertad de expresión y la libertad de prensa que son más fuertes en unos lados menos fuertes en otros, pero sí vemos un conjunto de estrategias en el marco de las empresas en Internet, como decía, en este sentido”.

Graciana Peñafort es abogada y una de las redactoras de la Ley de Medios en Argentina.

En diciembre de 2015 Macri derogó parcialmente las leyes de medios y Argentina Digital para disolver las autoridades de los Servicios de Comunicación Audiovisual y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. Desde entonces, ambos organismos están unificados en el Ente Nacional de Comunicaciones.

En abril de este año, Macri envió su al Congreso la ley de Fomento de Despliegue de Infraestructura y Competencia de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, su propia versión de la ley de medios, conocida como “Ley Corta”, que aún se discute en el Senado argentino.

Peñafort comentó sobre la jurisprudencia que existe sobre concentración y las posibilidades reales de un estado de regular la concentración de los medios de comunicación.

“Más allá del gobierno, la Corte ya señaló que el Estado tiene y debe regular, es un punto de partida. A nosotros cuando estábamos en el gobierno también nos decían que no podíamos regular. En mi opinión, si un estado no puede regular en un tema tan sencillo como es la propiedad de los medios, yo me pregunto en cuántas más cosas puede regular. Porque además hay un tema, nosotros todo lo que vemos del Estado lo vemos a través de los medios.

Pensemos nosotros como ciudadanos en cada uno de nuestros estados. Lo que nosotros entendemos como Estado lo vemos a través de una construcción que hacen los medios de lo que es el estado.

¿Qué posibilidades reales tiene un estado de regular la propiedad de los medios de comunicación, con los medios de comunicación haciendo negocios disfrazados de libertad de expresión?

El Estado debe regular no solo por sí mismo, no solo por su propia construcción de sentido, sino que debe regular en nombre de los cientos y miles de ciudadanos que no tienen acceso a la información.

Pero acá me parece que hay que hacer señalar una cosa: una cosa es tener la libertad de acceder a la información y otra cosa, diametralmente diferentes, es tener la posibilidad efectiva y real de acceder.

Nosotros podemos tener feiceses con altos estándares de acceso a la información pero como pasa en mí país con una concentración de redes que hace que solo accedas si podés pagar.

El límite económico es un límite válido para acceder a la información? Yo adelanto, creo que no es un límite válido. Creo que la información es un derecho y que no puede tener un costo como si fuera una lata de sardinas. Yo puedo vivir sin comer sardinas, no puedo vivir sin acceder a la información menos aún cuando muchos de los ejercicios de mi ciudadanía están sometidos a que yo accese información.

¿Qué hacemos con las realidades de nuestros países con medios ya altamente concentrados? Porque nosotros no legislamos no regulamos en un mundo nuevo y virgen, regulamos un mundo con historia ha llevado a la concentración de medios.

¿Podemos regular sobre una realidad ya conformada? Es una pregunta, yo nuevamente voy a irme por la positiva, creo que sí, es necesario. Sino sería bueno podemos  regular, pero no podemos cambiar nada para el gatopardismo está el gatopardo, no está en el Estado ni está en la justicia, cambiar todo para no cambiar nada es absurdo.

Me parece que esto es importante además porque tenemos ya en la región muchos patrones  de países con concentraciones de medios y hay que pensar formas de solucionar esto, porque, repito si van de la mano la libertad de expresión con la desmonopolización de los medios, no podemos prometer a nuestros ciudadanos libertad de expresión algún día, cuando se venzan las licencias. Porque si yo le dijera, usted tiene derecho de respirar pero dentro de 20 años usted se siente un poco asfixiado desde ya. Es lo mismo sólo que el derecho a la vida es tan fácil de explicar y el derecho de acceso a la información es más complejo.”

Peñafort afirmó que los medios de comunicación concentrados desvían y aturden a la opinión pública, deforman Google esa opinión pública, controlan la construcción de sentido y se apropian de la voz que le corresponde al conjunto.

(* pomaredafabiola@gmail.com), (Edición: achm)