El gobierno mantiene su respaldo al fortalecimiento y modernización de JAPDEVA, el cual se expresa en la compra de equipos para el mejor funcionamiento de los puestos portuarios existentes y la adquisición de los terrenos necesarios para la construcción de uno nuevo, señaló la presidenta ejecutiva de Japdea, Ann McKinley.

"El pueblo de Limón quiere violencia y no trabajo", expresó Solís tras confiar en que los dirigentes sindicales de Japdeva se abstendrán de convocar a una huelga, que afectaría a la comunidad limonenses en particular y al país en general, señaló.

"Se debe respetar el ordenamiento jurídico", manifestó Solís, quien dijo estar comprometido con un proyecto de obras que impulsarían el desarrollo económico y social de la provinicia.

El sindicato de Japdeva (Sintrajap) está molesto por la decisión del gobierno de respetar el contrato suscrito por la anterior administración que le concede a la empresa APM Terminals la concesión para construir un nuevo puerto en Moín, así como la exclusividad en el manejo de carga y descarga de mercaderías.

La legalidad del contrato fue reafirmada por la Sala I de la Corte Suprema de Justicia, al resolver un recurso de casación interpuesto por Sintrajap.

Para el sindicato, el contrato con APM Terminals implica la ruina de Japdeva, pues a ésta solo le quedará la atención de cruceros y otros servicios menores.

Pese a ello, el gobierno ha iniciado la compra de equipos  para el fortalecimiento de las terminales de Japdeva y la adquisición de terrenos para la construcción de una nueva, según dijo la presidenta ejecutiva de Japdeva, Ann McKinley.

Además, se ha mantenido conversaciones con la empresa APM Terminals  para mejorar las contraprestaciones del contrato en beneficio del desarrollo de la provincia.