Ataque terrorista deja al menos cinco muertos en el corazón de Londres

Un ataque que la policía británica calificó como un atentado terrorista golpeó este miércoles el centro de Londres. Un agresor sembró el pánico en las inmediaciones del Parlamento, primero atropellando con un todoterreno a numerosos transeúntes y luego atacando con un cuchillo a los agentes que vigilaban el acceso al corazón de la democracia británica. El ataque causó al menos cinco muertos, entre ellos el presunto terrorista, y 40 heridos, según el último balance ofrecido por la Policía británica poco antes de medianoche. El agresor fue abatido a tiros por los agentes.

Impactantes imágenes del atentado le dieron la vuelta al mundo.

La primera ministra, Theresa May, se encontraba en la sede del Parlamento en el momento del suceso, pero no sufrió ningún daño. La Cámara escocesa suspendió la votación sobre un nuevo referéndum de independencia al conocerse la noticia del atentado, cuyas motivaciones permanecen sin aclarar. Las autoridades sospechan que el ataque está vinculado con el terrorismo islamista.

El atentado sembró el terror en el centro de Londres y forzó la suspensión de una sesión del histórico Parlamento británico, cuyos diputados permanecieron encerrados en el recinto durante varias horas por motivos de seguridad. El atacante, cuya identidad no había sido hecha pública anoche, fue abatido a tiros de inmediato por las fuerzas de seguridad.

El hombre conducía un todoterreno marca Hyundai con el que fue arrollando sobre las 14.40 (hora local, una hora más en la España peninsular) a viandantes y policías que se encontraban en el puente de Westminster antes de empotrarse contra la verja del Parlamento, sito justo al final del puente, según el relato de los testigos. Entre los fallecidos se encuentra al menos un agente, según la policía metropolitana de Londres. Varios de los 40 heridos se hallaban anoche en situación “de extrema gravedad”. Uno de ellos es una mujer que se había lanzó al cauce del Támesis en su huida; fue rescatada con severas lesiones.

Las autoridades ordenaron evacuar las inmediaciones del Parlamento, tras lo que no dudaron en calificar los hechos como un atentado. La sesión que se estaba celebrando en Westminster fue suspendida de inmediato, y el edificio cerrado y acordonado. La policía informó, además, de que había desplegado agentes por toda la ciudad y pidió a los ciudadanos que permaneciesen alerta.

Después de estrellar el vehículo y salir de él, el supuesto terrorista logró adentrarse en los jardines del Old Palace Yard, adyacentes a la Cámara, antes de ser abordado por agentes de policía, a uno de los cuales atacó con un puñal de entre 12 y 15 centímetros. En las imágenes que se difundieron se puede comprobar que llevaba dos cuchillos. A continuación, un compañero del agente realizó varios disparos contra el atacante. Se cree que actuaba solo, aunque no se descarta que contase con algún cómplice.

En el momento del atentado, Theresa May se encontraba en el interior del Parlamento, donde se celebraba la sesión semanal de preguntas a la primera ministra. La líder británica fue escoltada fuera del recinto sin sufrir consecuencias. May convocó enseguida una reunión del comité de emergencias Cobra, que incluye a sus principales ministros, junto a altos cargos de defensa y seguridad, para evaluar la situación.

A última hora de la tarde, a las puertas del número 10 de Downing Street, la primera ministra leyó un comunicado en el que calificó el atentado de “nauseabundo y depravado ataque terrorista”. May confirmó que el nivel oficial de alerta en Reino Unido sigue siendo “severo”, el segundo más alto de una escala de cinco, el mismo en el que el país lleva “algún tiempo” instalado.