• En protesta por la falta de diálogo del gobierno de la Ciudad

Tras la represión todas la líneas del subterráneo de Buenos Aires entraron en paro laboral

Luego de que agentes de la policía reprimieran una asamblea de trabajadores y detuvieran a 15 funcionarios de subterráneos en diferentes estaciones, la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP) decidió un paro de todas las líneas a partir del mediodía de este martes. 

La fuerte presencia policial en las estaciones del subterráneo de Buenos Aires se mantuvo a lo largo de toda la jornada.

“A partir de las 12 se paran las seis líneas de subte y el Premetro hasta que todos los trabajadores del Subte sean liberados”, señalaron en un comunicado y realizaron un llamado “a la reflexión” al jefe de Gobierno porteño. “Aguardamos que tome los recaudos para que se establezca el diálogo y se solucione esta situación de conflicto”, indicaron.

El anuncio fue realizado en la estación Las Heras de la línea H por Roberto Pianelli, secretario general de AGTSyP, quien aseguró que el paro es responsabilidad del alcalde de la Ciudad: “Larreta logró que a partir de las 12 no haya subte”, sostuvo y aseguró que continuarán con la medida de fuerza “hasta que no liberen a los compañeros”.

Durante casi un mes, los metrodelegados realizaron apertura de molinetes como forma de protesta contra la paritaria firmada entre Metrovías y la UTA. La semana pasada, más de 100 trabajadores recibieron sanciones por esta forma de protesta. En las últimas semanas, en rechazo a las sanciones, iniciaron paros rotativos en las diferentes líneas.

Este martes unos 15 trabajadores fueron detenidos en distintas estaciones el subte, luego de que la policía intentara desalojar la estación Las Heras en el medio de la protesta.

Entre los detenidos está Néstor Segovia, secretario adjunto de los metrodelegados y dirigente de la CTA. “Me llevan preso por discutir paritarias”, denunció cuando fue sacado por las escalinatas del subte por personal de la policía de la Ciudad.

La policía de la Ciudad de Buenos Aires bajó al subte a eso de las 6 de la mañana, mientras los trabajadores realizaban una asamblea en sus lugares de trabajo. “En la estación Las Heras, se acercó un comisario de la Policía de la Ciudad con una supuesta orden de desalojo que nunca exhibió con intensión de hacerlos descender y poder liberar el servicio. Hubo discusiones, algún forcejeo, se escuchó un disparo de escopeta. No hay ningún compañero herido ni afectado por balas de goma”, resumió Enrique Rositto, secretario de prensa de los metrodelegados.

 “La situación es de una muy fuerte presencia policial del cuerpo de infantería de la Ciudad y los compañeros continúan en los trenes realizando estas asambleas y analizando los pasos a seguir”, contó, una situación que se mantenía esta tarde.

 “Nos resulta sumamente preocupante que el jefe de Gobierno porteño, que podría haber solucionado esto con un simple llamado telefónico a las partes, metrovías y los trabajadores del subte, haya elegido la denuncia penal y la militarización del conflicto” dijo Rossito.

“Vemos que el dialogo, el consenso, la sonrisa, la buena onda y las mesas de trabajo han quedado solamente como frases en los afiches de campaña en la Ciudad”, advirtió.