El informe es redactado por el titular del Cuerpo Médico Forense (CMF), Roberto Cohen, quien dirigió el trabajo hecho el viernes con la presencia de 56 especialistas y que arrojó, según informó el juez Gustavo Lleral, que el cuerpo "no presentó lesiones", lo que no descarta la responsabilidad de la Gendarmería en el marco de la represión ilegal desata el 1 de agosto en el territorio indígena Pu Lof de Cushamen.

El documento cierra la primera parte del estudio y luego comenzarán a realizarse los estudios complementarios para precisar la causa de la muerte del joven de 28 años y el tiempo que el cuerpo estuvo en el agua. Esos estudios llevarán 15 días. Tras la primera autopsia, trascendió que la primera conclusión apunta a la muerte por submersión, aunque de ser así la investigación deberá dilucidar cómo en medio de una represión con disparos de bala de goma y plomo el joven, que no sabía nadar, terminó en el agua.

Además, los estudios complementarios podrán confirmar si el cuerpo estuvo sumergido en esa zona del Río Chubut desde el primer día o si fue "plantado" días después de su desaparición. En los estudios complementarios analizarán el agua extraída de los órganos, que permitirá estudiar los organismos vivos del río y determinar si siempre estuvo en ese lugar. También se estudiarán muestras de tierra obtenida de la ropa para determinar si es del lugar donde fue encontrado.