Diputado cristiano pidió a ministro de Justicia sacar de la cárcel a pastor condenado por violar a una menor con discapacidad mental

Abelino Esquivel, uno de los cuatro diputados cristianos que actualmente integran la Asamblea Legislativa, intentó influenciar al ministro de Justicia, Marco Feoli, para que pusiera en libertad a un pastor evangélico, de apellidos Barquero Benavides, que cumple una condena de 16 años por violar agravada en perjuicio de una menor con discapacidad mental.

Feoli presentó la denuncia ante la Fiscalía General el pasado viernes porque el intento le pareció “indignante” y porque a su juicio podría constituir un acto delictivo.

El ministro aseguró que Esquivel, del Partido Renovación Costarricense, se presentó el pasado jueves a su despacho para pedirle una reunión, pero que debido a motivos de agenda lo atendió su asesor Roberto Morales, a quien el diputado le dijo que el Ministerio de Justicia tenía que atender una solicitud de su amigo pastor para que se le trasladara a un régimen abierto.

Morales respondió que esa decisión no compete al ministro de Justicia, sino que el caso tendría que ser visto por el Instituto Nacional de Criminología, que es el cargado de recomendar los avances en el sistema penitenciario.

El diputado de Renovación Costarricense le respondió que Feoli sí podía tomar la decisión si quería, así como libera a “verdaderos criminales”.

Posteriormente, Esquivel habló telefónicamente con Feoli y le dijo que conoce al pastor Barquero desde hace 30 años y que “es una persona que no dejaría en mal al sistema, en caso de que se le considerara darle una condición distinta como libertad condicional o algo así. Es una persona de bien, usted puede revisar el récord”, le dijo el legislador al ministro.

El pastor por el que el diputado abogaba cumple una pena de 16 años por haber violado a una prima menor de edad con una discapacidad mental, a quien llevó engañada a una cabaña en un sector montañoso hace varios años. Los hechos fueron demostrados en el juicio, fue condenado en 1997 y el violador estuvo prófugo  hasta 2012.

“Tenemos tres años  de estar recibiendo toda clase de insultos por  el dicho de que Justicia libera gente, porque hay medios y políticos irresponsables en la primera línea que repiten la mentira de que se liberó masivamente a gente en las cárceles, todavía hoy se sigue diciendo con demagogia semejante ocurrencia.  Que con ese contexto, y después de todas mis explicaciones de que yo no libero a nadie, aparezca un diputado pidiendo beneficios para un amigo, da igual si es pastor evangélico o si el delito es sexual, a mí, en lo personal, me resultó insultante y creo que, además, puede ser constitutivo de un delito, por eso cumplo mi deber, y lo pongo en conocimiento del Ministerio Público”, afirmó Feoli.