"La gente que trabaja en la zona, los productores de queso, de café, de ciruelas, los operadores de turismo y dueños de restaurantes la están pasando mal", manifestó el mandatario tras realizar una gira por distintas poblaciones el pasado fin de semana.

"No tenemos reportes de mayor afectación en el sector agropecuario, lo que necesitamos es que la gente venga a la zona y compre productos locales, como fresas, para que los productores no sufran", dijo por su parte el ministro de Agricultura, Luis Felipe Arauz, que acompañó al presidente en la gira.

Las visitas al volcán Poás fueron canceladas por las autoridades desde el pasado 6 de abril, cuando el coloso intensificó las emanaciones de gas y ceniza, con el fin de evitar posibles daños personales.

El pasado fin de semana, el volcán empezó a lanzar rocas y material incandescente, lo que hace prever a los expertos el inicio de una actividad más intensa.

Sin embargo, las autoridades no consideran que exista peligro en visitar los lugares aledaños, donde productores locales de fresas, ciruelas y lácteos, entre otros, comercializan sus productos.

En el sector están instalados también varios restaurantes que tienen entre los turistas nacionales y extranjeros su principal clientela.

Según el presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), Iván Brenes, la vida en la zona continúa con normalidad: los estudiantes acuden a las escuelas y colegios, la actividad ganadera y agrícola sigue activa, por lo que “no hay ningún problema en visitar la zona”, apuntó.