Sergio Rojas, el líder bribri asesinado el 18 de marzo,  estuvo en prisión desde el 6 de noviembre del 2014 al 27 de mayo del 2016. En su encierro, fue expresando su pesar por estar injustamente encarcelado.  Como el lunes fue el día de la Madre Tierra, la mejor manera de honrarla es recordando a uno de sus hijos.  Sergio escribió:

 

Desde la cárcel - Dedicatoria en el día internacional de nuestra MADRE TIERRA

Meditando en este centro penal, donde soy lo que quieran que sea, escribo:

¡Oh, MADRE TIERRA! Tú que eres casa de todos los seres vivos, que bebemos con ansias el agua de tus senos, comemos los alimentos que nos das, respiramos tu aliento de vida y la frescura de tu ser.

Tú que eres la morada de mis ancestros, de mi pueblo y de las futuras generaciones. Tú que permitiste que los hombres de maíz germinaran en tus entrañas y nos procreáramos, para protegerte y cuidarte.

Tú, MADRE TIERRA, que tienes un corazón ardiente dentro de ti, que nos advierte, nos castiga por desobedientes. Tú que nos recibes en la eternidad, a nuestros cuerpos cansados y trabajados. Tú que tienes lagos inmensos de vidas infinitas. Tú que nos das la medicina para los males que nos aquejan.

¡Oh MADRE TIERRA! Tú que eres la morada de los espíritus, de mis antepasados y del espíritu divino de nuestro padre Sibö Dios, no permitas que los hombres y mujeres que luchan por tu protección y cuidado sean destruidos; y que tu vida de paz y armonía sea para siempre.

Sergio Rojas Ortiz

22 de Abril de 2015[1]

A ese respeto y amor por la Madre nutriente, la Madre amorosa, la Madre cuna, la Madre descanso, la lógica de los conquistadores le llamó idolatría y debía ser erradicada. Los conquistadores, de ayer y de hoy, lograron esclavizar, asesinar millones de seres humanos, despojarlos de sus territorios y, por último, imponer sus propios dioses genocidas y culpabilizadores; sin embargo, no pudieron aniquilar ese hilo espiritual que sostuvo y sigue manteniendo viva la resistencia.

Una profunda gratitud por mantener viva la llama de ese amor a la Madre Tierra. Hoy nos puede convertir a quienes fuimos despojados de ese nexo fundamental para la vida de la humanidad.

La Tierra puede vivir sin nosotros; nosotros no podemos vivir sin ella.

 

[1] Recuperado de: https://critica.jimdo.com/reflexiones-de-sergio-rojas/a-la-madre-tierra/