“He hecho todo, absolutamente todo lo posible por impulsar la reforma fiscal para proteger a Costa Rica de una crisis que empobrecerá a todos", afirmó Alvarado..
“He hecho todo, absolutamente todo lo posible por impulsar la reforma fiscal para proteger a Costa Rica de una crisis que empobrecerá a todos", afirmó Alvarado..

“He hecho todo, absolutamente todo lo posible por impulsar la reforma fiscal para proteger a Costa Rica de una crisis que empobrecerá a todos, en especial a los que menos tienen”… “esa es mi responsabilidad como Gobernante de todos los costarricenses, incluyendo de los que hoy se oponen a la reforma fiscal”, expresó.

Alvarado concedió una entrevista a Noticias Columbia este miércoles, conducida por el director de ese espacio informativo, Henry Rodríguez, de la que ofrecemos aquí el extracto elaborado por la Presidencia de la República.

El Mandatario expresó su plena confianza en la institucionalidad del país “para encontrar los mecanismos que nos permitan, juntos, encontrar la solución al deterioro fiscal” tal y como ha ocurrido en otros temas y hechos recientes.

Alvarado dijo estar convencido de que las reacciones de algunos sectores en defensa del statu quo, reflejan “que vamos por la ruta correcta de cambio para impedir que se desencadene una crisis que afectará a todos”.

En un tono firme, el Presidente defendió el Plan Fiscal reiterando que el 80% de los recursos que generará lo aportarán las empresas y las personas con más ingresos.

“Mucha gente comenta que para qué impuestos si se sigue permitiendo tanta evasión”, precisó. “Efectivamente, ésta representa un 6% del PIB y la mitad proviene del impuesto de ventas, un mecanismo arcaico que no hemos evolucionado en muchas décadas”, dijo.

Por eso, acotó, es importante modernizar esta herramienta con el Impuesto al Valor Agregado (IVA), como lo hacen la mayor parte de los países, para poder controlar esta situación y reducir drásticamente la evasión fiscal.

El presidente Alvarado rechazó tajantemente de que el Gobierno esté asustando a la población sobre la realidad fiscal.

Reafirmó que la situación es muy grave y que desde el primer día el Gobierno ha actuado en consecuencia, tomando medidas y actuando en contención del gasto, eficiencia y generación de más ingresos, así como en reactivación de la economía y propiciando el diálogo con numerosos sectores en torno a la propuesta fiscal.

“Es un problema que hemos postergado por más de 18 años y que tenemos que resolver ya. Hay presiones sobre el tipo de cambio. Hay presión sobre las tasas de interés. Las calificadoras de riesgo han alertado sobre la situación. No nos vengan a decir ahora que esto es un invento porque el Ejecutivo no controla estos signos”, subrayó.

Recordó que “tuvimos que acudir a las Letras del Tesoro y a subastas para poder atender nuestras obligaciones”, entre otras medidas de emergencia.

El mandatario consideró que “es irresponsable llevar a una situación de desinformación, a partir de verdades a media o de mentiras, cuando en el fondo lo que se está es defendiendo privilegios de unos pocos frente a la grave situación fiscal y la amenaza que representa para toda la población”, comentó.

Sobre la huelga de los educadores, lamentó el daño a los estudiantes y sostuvo que muchos docentes quieren volver a las aulas pero hay una presión de un sector del gremio que se los impide. “Hay un documento que respalda al educador a volver a dar clases con la garantía de que no se les va a castigar con despidos”.

Pero, el presidente Alvarado fue enfático en que el gobierno utilizará todas las herramientas legales para recuperar los salarios pagados a educadores que no trabajaron desde el 10 de setiembre pasado.

En relación con el proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, advirtió que “nos estamos jugando a Costa Rica”, expresando su confianza y respeto al Poder Judicial y al Poder Legislativo.

Confió que vuelva a ser la institucionalidad la que dirima esta situación que ha polarizado a la sociedad, como ha ocurrido con hechos recientes como el caso del Cemento, la resolución de la CIDH sobre matrimonio igualitario, las manifestaciones xenofóbicas y las elecciones de abril pasado.

“En todos estos casos la respuesta ha sido la institucionalidad democrática y en relación a este tema fiscal también tiene que ser así, sin fracturarnos como sociedad”.