Fabricio Alvarado abandona las filas de Restauración Nacional con fuertes reproches contra sus dirigentes.
Fabricio Alvarado abandona las filas de Restauración Nacional con fuertes reproches contra sus dirigentes.

La ruptura es el episodio final de una saga de desavenencias y ataques entre el exaspirante presidencial y el presidente del partido y actual jefe de fracción, Carlos Avendaño.

Tales antagonismos surgieron inmediatamente después de la primera ronda electoral, cuando se hizo patente que con el caudal electoral logrado, el PRN tendría  a disposición poco más de 3.000 millones de colones del financiamiento estatal a los partidos.

Según fuentes cercanas a la agrupación, desde ese momento Avendaño utilizó su poder dentro de la estructura formal de Restauración para bloquear el acceso de Alvarado a dicho financiamiento, negándose a firmar contratos con los proveedores.

Tras la segunda ronda electoral, en la que Fabricio Alvarado sufre una contundente derrota ante el actual presidente Carlos Alvarado, Avendaño se niega a pagar las deudas de la campaña y termina planteando una demanda penal contra Fabricio y varios de sus colaboradores por montar, según dice, una “estructura paralela” de financiamiento, lo cual constituye un delito electoral.

“Me voy porque no puedo estar en un partido donde no soy bienvenido, donde yo tenía la intención de aportar, sumar y hacer crecer, pero que su cúpula malinterpretó y vio como una amenaza a sus intereses; un partido donde su cúpula acusa falsamente a sus propios miembros y se lastima a gente que trabajó fuerte y con una convicción de hierro”, dijo Alvarado al anunciar su salida del PRN.

A la nueva agrupación política, denominada Nueva República, decidieron sumarse los diputados Jonathan Prendas, Ivonne Acuña, Carmen Chan, Ignacio Alpízar, Harllan Hoepelman, Floria Segreda y Marulin Azofeifa.

De esta manera, la cuota de poder de la que disponía Avendaño queda sensiblemente mermada.

Algunos observadores han señalado el hecho de que esta nueva agrupación política estaría alineada con el emporio transnacional que tiene su eje de negocios en el Canal Enlace. A este movimiento neopentecostal pertenecen Fabricio Alvarado y su guía espiritual, el predicador Ronny Chaves.

La diputada Ivonne Acuña es hija de los socios del Canal Enlace y Prendas es también un conocido miembro de esa agrupación.