• Por diferencias sobre aumento salarial del 2016

Juzgado de Trabajo desestima demanda del sindicato de la UCR

La demanda declarada sin efecto por el Juzgado de Trabajo del Primer Circuito Judicial de San José fue interpuesta por la secretaria general del Sindicato de Empleados Universitarios (Sindeu) Rosmary Gomez, contra el rector de la Universidad de Costa Rica (UCR), Henning Jensen, como máxima autoridad institucional. El fallo indica que la Rectoría de la UCR no tiene que pagar la diferencia de 0,69% del incremento que buscaba el Sindeu hace dos años. 

El rector Henning Jensen celebró el fallo del Tribunal de Trabajo.

La demanda laboral se originó en la diferencia entre el 3,69% de aumento salarial a que aspiraba el Sindeu y el 3% que la Administración universitaria aprobó para sus funcionarios en el año 2016.

La acción judicial presentada contra el rector Jensen, por la secretaria general del Sindeu, exigía a la Rectoría de la Universidad de Costa Rica que aplicara el ajuste del 3,69% sobre el salario base desde enero de 2016, así como sus intereses. Además, solicitaba al juzgado ordenar a la Rectoría abstenerse de tomar decisiones unilaterales sobre ajustes en el sueldo de los trabajadores, y al pago de daños y perjuicios producto de este proceso.

Puntualizando, la intención del Sindeu era desestimar la resolución R-338-2015, del 18 de diciembre de 2015, en la que el rector Jensen solicitaba fijar el aumento salarial de un 3% para 2016, que hubiera podido incrementarse en caso de una inflación mayor al 3% en 2015, o una superior al 5% en 2016.

No obstante, el juez Eduardo Arias, del Juzgado de Trabajo del I Circuito Judicial de San José, señaló en la sentencia del 22 de enero, que la UCR, como una institución autónoma, distribuye su presupuesto de una forma que solo a ella le compete. Agregó que, si bien el rector terminó por señalar cuál sería el aumento anual, esto no significa que el Sindeu fuera ignorado, pues participó en diferentes negociaciones a lo largo de 2015.

Además, el juez dejó claro que la decisión de dar un 3% de aumento anual para 2016 se fundamentó en estudios actuariales hechos por la Escuela de Matemática y por el Banco Central de Costa Rica, por lo que tampoco se puede responsabilizar al rector Jensen de haber tomado una opción antojadiza.

El rector de la UCR se mostró complacido de la decisión del juez. Recalcó que este aumento se adaptaba a las necesidades económicas de la institución, al tiempo que cubría el costo de la inflación anual de 2015 e interanual de 2016.

“Recibimos con beneplácito esta sentencia, que reafirma la competencia del rector a la hora de decidir un aumento salarial. Recalcamos que el Sindeu tuvo una participación destacada en las negociaciones, que lamentablemente fueron infructuosas. Pero principalmente nos sentimos felices de saber que el incremento de 2016 benefició a las personas trabajadoras de la UCR“, recalcó Jensen.

El juez aclaró en el “por tanto” de la sentencia que esta puede ser apelada por las dos partes en un plazo máximo que venció este jueves y estableció que la institución no debe cancelar ningún costo producto de este proceso.

(Pablo Mora Vargas, pablo.moravargas@ucr.ac.cr)