Según se informó, los constituyentes pretendían participar en un acto de apoyo al gobierno del presidente Nicolás Maduro patrocinado por el Partido Vanguardia Popular y dos diputados del Frente Amplio.

La decisión de la Cancillería es consistente con la posición que ésta ha mantenido en relación con el país suramericano, desconociendo la legitimidad de la Asamblea Constituyente.

"Hace unos días recibimos la solicitud de la Embajada de Venezuela de conceder cortesías diplomáticas a los diputados constituyentes, pero la Cancillería giró instrucciones de no hacerlo, pues el país no reconoce a ninguno de los miembros de la Asamblea Constituyente. Para nosotros todo lo relacionado con esa Asamblea es nulo", dijo el canciller Manuel González en declaraciones a la prensa.

Posteriormente, diputados de varias fracciones políticas manifestaron su rotunda oposición a que los venezolanos visitaran la sede de la Asamblea Legislativa, para lo cual se había solicitado el uso del Salón de Expresidentes.

En tal sentido se manifestaron diputados Rolando González, de Liberación Nacional, Otto Guevara del Movimiento Libertario y Ottón Solís de Acción Ciudadana.

Aunque las autoridades administrativas del Congreso habían autorizado la actividad, ayer fue cancelado el permiso “para evitar situaciones que pudieran poner en peligro a los diputados”, explicó el director ejecutivo a.i., Pedro Solano.