• Maduro llama a "cobardes" a los gringos

Estados Unidos sanciona a Cilia Flores, esposa de Ricardo Maduro

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció este martes que impone sanciones a Cilia Flores, esposa del presidente Nicolás Maduro, y a otros tres dirigentes de lo que el gobierno estadounidense define como el "círculo cercano" del mandatario venezolano.

Los otros tres sancionados son la vicepresidenta, Delcy Rodríguez, su hermano y ministro para la Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, y el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, anunció la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC por sus siglas en inglés).

Maduro respondió criticando la sanción a su esposa. "Nunca se había visto algo así, si ustedes quieren atacarme, atáquenme a mí pero no se metan con Cilia, no se metan con la familia, no sean cobardes", dijo el presidente en un acto en Venezuela.

Con la medida, las propiedades e intereses que los cuatro tengan en Estados Unidos o que estén bajo el control o posesión de un tercero de nacionalidad estadounidense serán bloqueados y reportados a la OFAC.

"El presidente Maduro confía en su círculo cercano para mantenerse en el poder mientras su régimen saquea sistemáticamente lo que queda de la riqueza de Venezuela. Continuamos señalando a los partidarios que permiten que Maduro consolide su control sobre los militares o el gobierno mientras los venezolanos sufren", afirmó el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin, en

"El Tesoro seguirá imponiendo un castigo financiero a los responsables del trágico declive de Venezuela y a las redes y los representantes que usan para ocultar su riqueza ilícita", añadió.

 

ANÁLISIS

Guillermo D. Olmo, corresponsal en Venezuela

Tan solo unos días después de que el secretario de Estado, Mike Pompeo, anunciara pasos adicionales contra la dirigencia chavista, estos se concretaron en las sanciones del Departamento del Tesoro.

No es la primera vez que el gobierno de Donald Trump adopta medidas así. En esta última tanda destaca la inclusión de Flores entre los sancionados.

La medida de Washington coincide con otras de países latinoamericanos para forzar un cambio en Venezuela y con los renovados llamamientos del secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, para que el mundo se comprometa en la lucha contra lo que califica de "dictadura" bolivariana.

Pero ninguna de las represalias anteriores ha servido para doblar el brazo de Maduro y el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero ha advertido que las sanciones no son el camino para la normalización del país.

Lo cierto es que, si hay algo que Maduro ha dejado claro, es su determinación de resistir a toda costa, sean las que sean las presiones del exterior.

Mientras la economía sigue su acelerado desplome y Maduro busca en el apoyo de China el bálsamo contra las embestidas que sufre en su continente, la pregunta por responder es: ¿por qué tendría esta vez que ser diferente?

Flores ya había sido sancionada por Canadá, mientras que los hermanos Rodríguez y Padrino eran de los pocos altos dirigentes que quedaban por ser sancionados por Estados Unidos.

Washington es crítico con el gobierno de Maduro, al que acusa de ser una "dictadura" y de ser el culpable de la grave crisis por la que atraviesa el país.

El Ejecutivo venezolano afirma que Estados Unidos busca desestabilizar a Maduro y provocar un cambio de gobierno por fines no democráticos.