Por Eduardo Muñoz*

Según datos del Ministerio de Educación Pública (MEP), el promedio nacional de la exclusión educativa ronda el 8%. Pero esa cantidad aumenta en los distritos considerados de atención prioritaria, así considerados porque presenta mayores índices de insatisfacción de necesidades básica, lo que se constituye en uno de los principales obstáculos para la permanencia, reincorporación y el éxito educativo.

Respondiendo a este desafío nacional, la Universidad de Costa Rica (UCR) emprende acciones para promover la inclusión educativa mediante propuestas innovadoras. Una de ellas es el reciente acuerdo entre el Ministerio de Educación Pública (MEP) y la UCR para coordinar las acciones del proyecto Enlace (TC-722).

Enlace está inscrito en la Vicerrectoría de Acción (VAS) como un proyecto de Trabajo Comunal Universitario, pero hará vínculos con otros programas e iniciativas. “Enlace robustecerá el impacto de proyectos actuales como los campamentos de desarrollo humano, talleres, encuentros, convivios y encuentros de animación sociocultural y habilidades para la vida que ya promueven distintos proyectos de Acción Social”, explicó la Dra. María Marta Camacho Álvarez, coordinadora de Enlace.

“Desde el año 2016, mediante la Resolución VAS-8-2016 se solicitó a las sedes y recintos considerar el tema del apoyo al mejoramiento de la Educación Secundaria como uno de los núcleos y ejes transversales de su quehacer”, explicó Camacho.

Sobre este proyecto, Camacho puntualizó que Enlace unirá esfuerzos y gestionará recursos en atención a los objetivos definidos entre el MEP y la UCR, para un abordaje integral en el que los jóvenes y docentes de secundaria tengan acceso a mayores posibilidades educativas y formativas. En la propuesta lograda se contó con la participación de profesores de las escuelas de Formación Docente, Biología, Medicina, Nutrición, Física, entre otras.

En un inicio se planteó un plan de tutorías, explicó Camacho. Sin embargo, en la etapa diagnóstica se consideró que un eslabón ineludible es el docente.

En el apoyo al personal docente las acciones incluyen capacitaciones, tanto presenciales como virtuales, mediante el uso de redes sociales y plataformas tecnológicas. Incluso, “se está pensando en un realizar el Enlace Tecnológico, que es un encuentro de docentes que utilizan de manera constante herramientas tecnológicas en los procesos de enseñanza-aprendizaje”, acotó Camacho.

Impacto nacional

Actualmente, en la VAS existen 364 proyectos inscritos vinculados con el mejoramiento educativo de la secundaria. Entre ellos están el de “Apoyo y Promoción de las Ciencias” (TC-565), el de “Mejoramiento del rendimiento académico de matemática en la secundaria” (TC-536), el de “Cooperación con el proceso de enseñanza-aprendizaje del inglés” (TC-658) y el “Estimulando la escritura creativa y el análisis literario” (TC-612), entre otros.

Otro de ellos llega a 350 estudiantes de los pueblos y territorios indígenas con el fin de que concluyan exitosamente la secundaria, y así lograr su ingreso a la educación superior estatal. Esto es parte de un programa de tutorías impartidas por jóvenes universitarios, acorde a los objetivos del Plan Nacional de Salvaguarda Indígena.

Tecnología educativa

Para llegar a todas las comunidades, el proyecto Enlace dará la opción de tutorías virtuales para apoyar a los jóvenes en todo momento. Para ello, se recurrirá a la plataforma Telegram, una red social con mayores controles que otras más populares en el mercado.

Mediante este recurso un equipo de estudiantes universitarios, evacuarán las dudas de los colegiales. “No se trata de resolver tareas, trabajos extraclase o sustituir al docente, sino la posibilidad de aclararles inquietudes concretas”, expuso Camacho.

La Dra. Kattya Grosser Guillén, directora de Vida Estudiantil del MEP, enfatizó que gracias a la amplia cobertura de la UCR se facilitará la coordinación de acciones en todo el país, que no solo están dirigidas al apoyo pedagógico, sino a otras relacionadas con la vida y el bienestar en el centro educativo, como artísticas y lúdicas.

“También tenemos estudiantes universitarios que trabajan en espacios de música, teatro, danza y eso es algo que deseamos seguir ampliando. No es solamente el apoyo dado a temas académicos, sino en otras esferas que vienen a aportar en la construcción un proyecto de vida de los jóvenes y que conozcan de primera mano las posibilidades de seguir estudios universitarios. Esto es una motivación extra para nuestros estudiantes”, manifestó Grosser.

“Este es un vínculo virtuoso que irá creciendo en la medida que podamos ir coordinando, las posibilidades de la Universidad son muy amplias y a las necesidades que podemos darle repuestas también. Yo lo veo muy provechoso en la medida que lo logremos sostenerlo en el tiempo, este es un proyecto que solo va a crecer”, adelantó Grosser.

“Nos interesa este tema porque la acción social es responsabilidad de toda una comunidad universitaria. Vemos en ella una herramienta para crear movilidad social”, señaló la vicerrectora de Acción Social de la UCR, Marjorie Jiménez Castro, con respecto al compromiso que caracteriza al vínculo de la universidad con la sociedad costarricense.

(* Periodista Vicerrectoría de Acción Social, eduardo.munoz@ucr.ac.cr)