Arqueólogos del ICE resguardan petroglifo milenario

Arqueólogos del proyecto geotérmico Las Pailas II del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) trasladaron un petroglifo del sitio arqueológico conocido como “El Blanco” hasta la entrada principal de la Planta Geotérmica Las Pailas I, en Curubandé, Liberia, informó este miércoles la institución.

Detalle del petroglifo.

 

 

“La acción, coordinada con Protección del Patrimonio Cultural del Museo Nacional, forma parte de la gestión ambiental del Proyecto y busca resguardar y conservar el patrimonio arqueológico nacional”, señaló el ICE en un comunicado.

El petroglifo (grabado en piedra de la época precolombina) fue hallado en un cementerio cercano a tres sitios de tipo funerario, localizados en las márgenes del río Blanco, pertenecientes al denominado periodo Bagaces (300 d.C. - 800 d.C.).

Para Arturo Hernández, arqueólogo del Proyecto Geotérmico Pailas II, “el traslado de este patrimonio tiene un gran significado en el resguardo del legado indígena, porque evita el saqueo creciente de piezas arqueológicas por parte de personas inescrupulosas dedicadas al comercio ilícito de bienes culturales”.

El ICE inició también la colocación de alambre para resguardar cuatro zonas en Rincón de la Vieja, Colorado, Las Pailas y Las Tecas, identificadas como sensibles.

La decisión se tomó a raíz de que la arqueóloga Ana Cristina Hernández, del Centro de Gestión Ambiental de Ingeniería y Construcción del ICE, detectara la alteración por huaquerismo de los cementerios de sitios arqueológicos en propiedades del campo geotérmico Pailas.

El petroglifo fue encontrado en el proyecto Pailas II, que construye el ICE en Curubandé de Liberia, y fue trasladado para su protección a la Planta Geotérmica Pailas I, en operación desde 2011.

Simbolismo

Se presume que el petroglifo trasladado representa al colibrí, una ave significativa para la mitología indígena, debido a que se le asociaba con la fecundación.

Otros elementos presentes en la roca son dos espirales compuestas, en dirección contraria y de manera paralela, las cuales significarían el rumbo de las aguas, en relación con los cuatro sitios funerarios cercanos al río Blanco.