Gobierno construirá represa de $447 millones para dar agua a Guanacaste

Una represa de 113 hectáreas será construida para suplir de agua potable a medio millón de habitantes de la provincia de Guanacaste y hacer posible el riego en miles de hectáreas de cultivos y zonas hoteleras de la zona, anunció el presidente Carlos Alvarado.

Estas escenas podrian llegar a ser cosa del pasado.

La obra, que se financiará con un crédito del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) por 425 millones de dólares, aprovechará la abundante agua de lluvia del Caribe para resolver los graves problemas de sequía que afecta a cantones guanacastecos como Carrillo, Santa Cruz y Nicoya.

Alvarado hizo el anunció en el marco de la gira que realizó esta semana por la provincia de Guanacaste, con ocasión del 194 aniversario de la Anexión a Costa Rica del Partido de Nicoya.

El representante de Costa Rica ante el BCIE, Ottón Solís, informó que el organismo financiero aprobó el crédito en una sesión realizada el lunes pasado en Honduras, donde tiene su sede.

Según explicó el presidente Alvarado, el proyecto se viene acariciando desde hace décadas, pero entonces “era algo potencial, hoy estamos cerquísima de alcanzarlo, gracias a un esfuerzo interinstitucional con las comunidades costeras y de la pampa, así como a la cooperación internacional”.

El mandatario dijo que espera que la Asamblea Legislativa avale muy pronto el crédito del BCIE para empezar a empujar esta importante obra.

 

Desafectación

Llevar a cabo este proyecto implicará inundar 113 hectáreas de la reserva biológica Lomas de Barbudal, ubicada en Bagaces, pero esto se compensará con la adquisición de otras 531 hectáreas aledañas con las cuales se compensará y se ampliará la reserva.

Los canales de riego que atraviesan la reserva biológica podrán utilizarse para suministrar agua a 18.800 hectáreas de los cantones de Carrillo, Santa Cruz y Nicoya, una zona que enfrenta problemas de sequía, en algunos momentos extrema, a causa sobre todo del cambio climático.

Aparte de proveer el agua de consumo doméstico para unas 500.000 personas, proveerá de agua para el riego, no solo a los agricultores sino también a la industria hotelera de la región.

En su etapa constructiva, la obra proporcionará empleo a 1.313 personas y en su etapa operativa a unas 20.500 personas, lo cual habla de la importancia económica y social de esta obra.

El proyecto cuenta con el apoyo no solo del Poder Ejecutivo, sino también de los diputados de Guanacaste pertenecientes a diferentes fracciones.