Ana Quirós, especialista en salud pública, es de origen costarricense, pero hace 20 años que tiene la nacionalidad nicaragüense. LA PRENSA/Elizabeth Romero

La resolución del gobierno de Nicaragua, confirmó los peores escenarios que Quirós denunció en conferencia de prensa en la mañana del lunes: fue expulsada y se siente amenazada de perder su nacionalidad nicaragüense, lo que considera como una arbitrariedad.

En declaraciones de Vilma Núñez, directora del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), a la prensa de Nicaragua, señaló que “condenan enérgicamente y rechazan” esta arbitrariedad del gobierno, “nosotros no queremos adelantarnos en pensar que lleguen a la peor aberración jurídica que puedan cometer que es quitarle uno de los derechos más fundamentales de una persona como es su nacionalidad y que se la quieran quitar sin forma ni figura de juicio” señaló.

Según el diario Nuevo Diario de Nicaragua, “antes de acudir este lunes a la oficina de Migración, cuya seguridad había sido reforzada con antimotines, Quirós expresó en conferencia de prensa en la sede del Cenidh, “su temor de que le retiren la nacionalidad". Para Ana Quirós “no es un papel lo que da la nacionalidad y no es un papel lo que me la va a quitar”, aseguró. "No es fácil para nadie seguir viviendo en este país con tantas injusticias, con tantas arbitrariedades", dijo Quirós.

La costarricense-nicaragüense, Ana Quirós estuvo retenida en las instalaciones de la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) de Managua, lo que ha encendido las alarmas entre organizaciones populares y organismos de derechos humanos nicaragüenses.

Según informes de la prensa nicaragüense, Ana Quirós fue llamada a presentarse ante la DGME la mañana de este lunes sin recibir ningún tipo de explicación sobre los motivos de la citatoria.

Quirós acató la orden y se presentó en compañía de su abogada Wendy Flores, pero fue separada de su asesora legal, a quien no se le permitió el ingreso, e introducida al edificio donde permanece desde hace varias horas sin que haya trascendido su situación.

Ana Quirós es una especialista en salud pública y una activa defensora de los derechos de las mujeres nicaragüenses. Es director de la organización no gubernamental Centro de Información y Servicios de Asesoría en Salud (CISAS).

Nacida en Costa Rica, la activista se unió desde el principio al proceso de la revolución sandinista y desde entonces reside en Nicaragua, donde hace 20 años obtuvo la nacionalidad.

Durante las recientes jornadas de protesta contra el régimen de Daniel Ortega, ella fue una de las primeras manifestantes que acabó en el hospital con heridas en la cabeza y lesiones en una de sus manos, producto de la represión de los agentes del régimen.

Antes de acudir a la cita ante la DGME, Quirós ofreció una conferencia de prensa en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), en la que expresó su temor de que el gobierno busque meterla en prisión o retirarle su nacionalidad y expulsarla del país.

Además de Quirós, las autoridades de Migración ha citado a las españolas Ana Ara y María Jesús Ara y la suiza Beatriz Huber, quienes trabajan con el Colectivo de Mujeres de Matagalpa, las tres residentes en el país, de acuerdo con el diario La Prensa.