• Lucha contra los evasores de impuestos

Déficit fiscal, ¿A dónde está la plata?

Por Albino Vargas B *. Supongamos, soñemos, fantaseemos, especulemos que en esto del déficit fiscal se diese un gran acuerdo nacional, vía Diálogo Social, especialmente mediando “un cara a cara” entre los poderes fácticos, verdaderamente reales, de nuestra sociedad. Entonces, en esto del déficit y desde este lado de la acera, planteamos lo siguiente, aunque ya lo hemos abordado en otros artículos pero como el tema sigue al rojo vivo, lo reiteramos.

Consideremos esto.

PRIMERO: ¿Con cuántos puntos porcentuales de déficit con relación al Producto Interno Bruto (PIB), podemos vivir como sociedad (siendo que toda la vida hemos tenido déficit); y, con cuántos puntos de PIB no podríamos vivir como sociedad con tal déficit? Si estamos ya en casi 6 puntos PIB de déficit y nos acercamos al 7%, “partamos el ayote por la mitad”: 3.5 y 3.5. Los primeros 3.5 puntos que sigan siendo déficit y los otros 3.5, busquémosle su resolución.

Si cada punto porcentual de PIB equivale a unos 300.000.000.000 (trescientos mil millones de colones), habría que ir a buscar ese otro 3.5% con el cual no podríamos vivir como sociedad, es decir, 1 billón 50 mil millones de colones (1.050.000.000.000).

SEGUNDO: ¿De dónde los cogemos? ¿A dónde está la plata?

A) En los 8.5 puntos PIB del robo de impuestos en todas sus manifestaciones (evasión, elusión, etc.) Aquí tenemos para actuar un potencial de 2 billones 550 mil millones de colones (2.550.000.000.000). B) Exenciones-exoneraciones: según la Contraloría, rondan 6 puntos de PIB: 1 billón 800 mil millones de colones (1.800.000.000.000).

Solamente en estos dos grandes rubros de la fiscalidad costarricense tenemos 14.5 puntos porcentuales de PIB, sea, 4 billones 350 mil millones de colones (4.350.000.000.000). Y lo que necesitamos es un 3.5% de PIB con el cual no podemos vivir como sociedad, todavía estarían sobrando 11 puntos de PIB, que estarían para considerar como nuevos ingresos de mediano y largo plazo, unos 3 billones 300 mil millones de colones.

TERCERO: Hay otros tres ámbitos de la fiscalidad que también tienen que ver con toda esta problemática.

1) Los 2.5%  del PIB que los tratados de libre comercio, como el TLC de don Oscar Arias Sánchez, hicieron que en las aduanas se dejaran de recaudar: es decir, se les regaló a los importadores 750 mil millones de colones (750.000.000.000).

2) Los intereses de la deuda del país, hace que nos cobren a todos los costarricenses, 3 puntos PIB, al año: unos 900 mil millones de colones (900.000.000.000). Al menos pero puede ser más, la tercera parte de esos intereses va a parar a los bolsillos de un pequeño grupo privado de rentistas bancario-financieros (más de 300 mil millones de colones para “cuatro gatos super-platudos”).

3) Los 4 mil 200 millones de dólares anuales que ingresan al país, producto del dinero sucio del narcotráfico y del crimen organizado y que según el gobierno gringo, equivalen a unos 2 billones 200 mil millones de colones (2.200.000.000.000), o sea, un poco más de 7 puntos PIB.

Este dato está “certificado” ya desde el lado del capital criollo, dado que uno de sus representantes, el ciudadano don Álvaro Trejos Fonseca, quien fuera expresidente del Banco Central de Costa Rica (BCCR), así lo reconoce en su artículo de opinión “Preocupantes señales sobre el rumbo del país”. (La Nación, jueves 19 de mayo de 2016, página 25A).

En conclusión: ni los empleados públicos, ni la clase trabajadora en general, es responsable del déficit fiscal.