Desde el pasado fin de semana, transportistas panameños han reportado problemas con el cobro de impuestos por parte de las autoridades aduaneras costarricenses, mientras que una situación similar se presentó del lado panameño por el pago de algunas multas, situación que mantiene bloqueado el tráfico fronterizo.

Durante un encuentro en San José, pactado previamente para tratar otros temas del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), los ministros de Relaciones Exteriores de Costa Rica, Enrique Castillo, y de Panamá, Fernando Núñez, se reunieron de urgencia para abordar el tema y se comprometieron a buscar una solución al conflicto.

Los cancilleres ofrecieron analizar medidas que faciliten el tránsito transfronterizo y la movilidad de personas, junto a controles efectivos sobre el ingreso y salida de mercancías.

"Hay una hoja de ruta en el marco de las cordiales relaciones entre Costa Rica y Panamá", dijo el canciller Castillo, quien explicó que con la buena voluntad se podrá superar los inconvenientes presentados para los transportistas.

El canciller atribuyó el problema a decisiones de funcionarios de "bajo nivel" y no a políticas de los gobiernos que, aseguró, "mantienen excelentes relaciones".

"Costa Rica y Panamá son dos países vecinos y sabremos encontrar un entendimiento que nos permita facilitar el tránsito a ambos lados de la frontera, de manera de continuar profundizando las relaciones comerciales, del turismo y los intercambios", añadió.

Aseveró que Costa Rica impulsará, incluso, modificaciones legales ante la Asamblea Legislativa, para garantizar de manera definitiva que la frontera con Panamá sea una fuente de "unión y desarrollo", al facilitar el paso de ciudadanos y el comercio legítimo entre las partes.

El cierre de la frontera entre Costa Rica y Panamá lleva ya cuatro días, lo que ha provocado la paralización de unos 300 contenedores varados del lado panameño, así como otros 200 en territorio costarricense.