• Un paso al frente en metas de renovación de flota vehícular

Congreso aprueba en primer debate Ley del Transporte Eléctrico

Casi tres años de debates, idas y venidas le llevó al proyecto de ley para promover e incentivar el transporte eléctrico en todas sus modalidades: de pasajeros, carga y individuales. La propuesta prevé la exoneración escalonada de los impuestos de consumo, de ventas y sobre el valor aduanero. Además contempla incentivos para la construcción de infraestructura y centros de recarga rápida.

El Plenario Legislativo aprobó en primer debate la Ley de Incentivos y Promoción para el Transporte Eléctrico, expediente N°19744 y se le dará trámite en segundo debate el jueves (30) cuando se prevé su aprobación definitiva. 

La diputada Marcela Guerrero, quien presentó el proyecto junto con el legislador Franklin Corella, ambos de la fracción del PAC, señaló entre los beneficios que traerá la ley del transporte eléctrico, una disminución en la emisión de gases de efecto invernadero que afecta también la salud de los costarricenses. Otros beneficios serían un ahorro significativo en la factura petrolera y en el bolsillo del consumidor. Además, dijo, cabe la posibilidad de que algunas empresas se instalen en el país en el sector en ensamblaje lo que crearía nuevas fuentes de empleo.

“Esta es una ley pionera en la región, trabajamos hacia la descarbonización de la economía con energías limpias, debemos implementar medidas agresivas de transición energética, y este proyecto es parte de esa agenda de descarbonización” señaló Guerrero.

“Estamos planteando una política de Estado en materia de transporte eléctrico con una ley integral, que incluye incentivos económicos e incentivos no económicos, y que además estructura la red de centros de recarga” explicó Corella.

En resumen:  Se refiere a vehículos 100% eléctricos y tecnologías cero emisiones que no contengan motor de combustión, nuevos, incluyendo modalidades como automóviles, motocicletas, bicicletas, microbuses, buses, trenes, vehículos con placas especializadas y cualquier otro tipo de transporte similar.  Las exoneraciones tendrán una vigencia de cinco años a partir de su publicación.

Exoneraciones con límite de ayuda estatal

Las exoneraciones tendrán un límite de ayuda estatal de 24 salarios base, equivalente a $18.000.

Monto exonerado del valor CIF del vehículo eléctrico:

Los primeros $30.000 del valor CIF del vehículo eléctrico tendrán: Impuesto general sobre las ventas: 100% de exoneración. Impuesto selectivo de consumo: 100% de exoneración. Impuesto sobre el valor aduanero: 100% de exoneración.

De $30.001 hasta $45.000 del valor CIF del vehículo eléctrico. Impuesto general sobre las ventas: 50% de exoneración. Impuesto selectivo de consumo: 75% de exoneración. Impuesto sobre el valor aduanero: 100% de exoneración.

De $45.001 hasta $60.000 del valor CIF del vehículo eléctrico. Impuesto general sobre las ventas: 0% de exoneración. Impuesto selectivo de consumo: 50% de exoneración. Impuesto sobre el valor aduanero: 100% de exoneración.

De $60.001 en adelante. Impuesto general sobre las ventas: 0% de exoneración. Impuesto selectivo de consumo: 0% de exoneración. Impuesto sobre el valor aduanero: 0% de exoneración.

Otros incentivos:

Se aplican las exoneraciones a partes y repuestos de vehículos eléctricos (solo partes especificadas en lista de MINAE), así como partes para la construcción de los centros de recarga.

Exonera en un 100% del pago del Derecho de Circulación de los Vehículos Eléctricos (marchamo) por los primeros cinco años desde su entrada al país (no exceptúa el pago del seguro y de multas).

No estarán sometidos a los horarios de Restricción Vehicular.

Serán dotados de un distintivo que les permita el NO pago de parquímetros.

Podrán parquear en espacios especiales denominados “parqueos azules” (por ejemplo en centros comerciales)

Sobre centros de recarga (red eléctrica):

Definición: Lugar que provee electricidad para las baterías de los vehículos eléctricos o híbridos recargables.

Ubicación: En carreteras nacionales cada ochenta kilómetros y en caminos cantonales ciento veinte kilómetros.

Quiénes deberán construirlas: Las distribuidoras de electricidad deberán instalar al menos un centro de carga rápido o electrolinera en cada cabecera de provincia.  Le corresponderá al ente con mayor cantidad de abonados en el lugar.

Otras disposiciones:

Establece al Gobierno central e instituciones del Estado a programar la renovación o sustitución de sus flotas vehiculares en un diez por ciento con vehículos eléctricos.

Las casas importadoras deben ofrecer modelos actualizados y recientes del mercado internacional. Deben ofrecer servicio de reparación y revisión.

Dispone sustituir la flotilla de autobuses de forma paulatina.

Se dispone a la banca a implementar líneas de financiamiento para la compra de vehículos eléctricos con facilidades en sus plazos, tasas de interés, garantías y trámites (cuando éstas no representen situaciones riesgosas para las entidades).

Las empresas privadas que sustituyan su flota de transporte en al menos un 10% anual (mínimo 3) por vehículos híbridos recargables o  eléctricos, podrán rebajar el costo de la declaración del impuesto de la renta.