El Gobierno de Mariano Rajoy sufre desde esta medianoche su primera gran protesta de la legislatura. La octava huelga general en la historia de la democracia española ha arrancado con el optimismo de los sindicatos, que ya hablan de "seguimiento masivo" de los paros contra la reforma laboral.

El comunicado conjunto enviado por UGT y CC OO asegura que se ha producido "la paralización total en los turnos de noche de los sectores del metal, la construcción de infraestructuras, recogida de basuras, y minería". Además, añade, "los grandes centros de distribución de las principales ciudades, la práctica totalidad de los puertos y seguimientos entre el 80% y el 90% en los sectores de alimentación y químico". Se han producido bloqueos en los mercados de abastos y algunos incidentes aislados, que también reconocen las centrales.

Mientras, el Gobierno estima que el inicio de la jornada se está viviendo con "normalidad", con la excepción de algunos incidentes que han provocado la detención de 33 personas, así como heridas leves a cinco policías y una sindicalista. Según sus datos, el sector más afectado es el de la automoción.

En la primera comparecencia ministerial, a las siete de la mañana, la directora general de Política Interior, Cristina Díaz, ha informado de que el transporte de mercancías funciona como es "habitual", mientras los mercados centrales operan con "normalidad". Díaz ha admitido que el sector en el que más se está notando el paro es el de la "automoción, las fábricas de automóviles". En el resto de sectores, se funciona con "normalidad y tranquilidad y se cumplen los servicios mínimos". Los incidentes que se han producido han dejado 33 detenidos, según Interior, así como seis heridos, cinco policías y una miembro de un piquete que ha sido herida por el dueño de un bar en Torrelavega (Cantabria). En Murcia, un coche patrulla de la policía ha recibido el impacto de un cóctel molotov pero no se han registrado heridos.

Aunque la noche ha sido por lo general tranquila, sí se han producido bloqueos en los mercados de abastos, donde se aprovisionan los comerciantes a primera hora de la madrugada, y algunos incidentes aislados: hay detenidos en piquetes de distintos puntos de España, un grupo de manifestantes ha sufrido un atropello en Madrid y una sindicalista ha resultado herida leve con un arma blanca en la cara en Torrelavega (Cantabria). El autor de la agresión, un hostelero de la localidad, ha sido detenido. Los mercados centrales de Bilbao y Santander han estado paralizados durante las primeras horas de la jornada, han informado a Europa Press fuentes de sus respectivas empresas. En Mercamadrid, el mayor centro de abastos de España, la situación ha vuelto a la normalidad sobre las tres de la madrugada tras algunos incidentes, informa F. J. Barroso. La policía ha facilitado la entrada de una veintena de camiones de mercancías a Mercamadrid, donde el seguimiento ha sido "masivo y sin incidentes", después de que algunos piquetes informativos impidieran el acceso.

Los agentes también han permitido la apertura de Mercavalencia, un mercado en el que solo han entrado unos tres o cuatro camiones frente al medio millar que accede en una noche normal, informa Cristina Vázquez. En Mercabarna la actividad ha estado "prácticamente" parada. Algunos internautas compartían en Twitter imágenes de barricadas incendiadas con neumáticos en las inmediaciones de este gran mercado de Barcelona.

De acuerdo con el "seguimiento masivo" que preveían los sindicatos, las cifras que estos han ofrecido esta madrugada son optimistas: en los sectores de infraestructuras y construcción, los grandes centros de distribución y los puertos "prácticamente todos" los trabajadores se han unido a la protesta, según CC OO y UGT, mientras que en el turno de noche en empresas de metal el paro es absoluto en factorías como la de Renault en Valladolid, Seat en Martorell (Barcelona), Volkswagen en Navarra, Ford Amusafes y Airbus en Toledo. Los servicios urbanos de recogida de basuras "han quedado paralizados" en un 95% a partir de las 23.00 en las 75 ciudades más grandes de España y, en el caso de la limpieza viaria de Madrid, UGT asegura que solo han acudido a su puesto de trabajo seis de los 2.500 empleados.

El Gobierno del PP entiende que la nueva reforma laboral contribuirá a la creación de empleo

Siempre según datos de los convocantes, la media de seguimiento en los centros de Correos alcanza el 76%, mientras que en los sectores de alimentación y química oscila entre el 80% y el 90%. UGT informa que el 91% de los trabajadores de Renfe (6.500 empleados) y Adif (6.100) se han sumado a la protesta. Los sindicatos aseguran que el sector alimentario secunda la huelga, y citan grandes fábricas como la de Puleva en Granada, Heineken, Damm, Gullón en Palencia o Kraft, que han registrado un seguimiento de los paros cercanos al 100%, según la Federación de Industria y Trabajadores Agrarios de UGT.

CC OO de Cataluña habla de seguimiento total en otras grandes factorías como Seat, Nissan o Procter & Gamble. También el sector petroquímico de Tarragona ha secundado el paro, informa Lluís Pellicer. En el transporte aéreo, UGT y CCOO esperan que se cumpla la suspensión prevista de unos 2.300 vuelos. A lo largo del día se espera que patronal y el Ministerio de Interior (este, desde las 06.00) hagan públicas sus cifras. EL PAÍS también ofrecerá las suyas.

Televisiones en negro

Varias televisiones autonómicas han interrumpido su programación durante la madrugada del jueves: Canal 9 (Comunidad Valenciana), Canal Sur (Andalucía), TV3 (Cataluña), que informa en su web que los trabajadores se han sumado al paro por "la reforma laboral y los recortes sociales", y Telemadrid, que precisaba en un mensaje en pantalla: "La huelga general, convocada por los sindicatos contra la reforma laboral del Gobierno de la Nación, impide la emisión de Telemadrid".

 

La protesta se ha notado también en la demanda de energía eléctrica durante la noche: a las tres de la madrugada se situaba en 20.245 megavatios, un 18% por debajo de la registrada a la misma hora del jueves de la semana pasada (24.552 megavatios), según datos de la Red Eléctrica de España.

El paro "más justificado"

Este octavo paro general de la democracia es “el más justificado de todos”, según los convocantes UGT y CC OO, que han calentado la protesta del 29-M con un acto multitudinario en la Puerta del Sol en la tarde del miércoles.

La protesta llega en un momento de especial debilidad para el Ejecutivo del PP, con la intención de meter presión para que cambie una reforma laboral de urgencia que le exigió Bruselas y que abarata el despido y permite bajadas unilaterales de sueldo.

La convocatoria se produce, además, cuando España padece los mayores problemas de paro de su historia (hay 5,3 millones de desempleados) y llega con el Ejecutivo del PP zarandeado por un imprevisto resultado electoral en Andalucía —que mantiene a la izquierda en el poder de la comunidad más poblada de España— y cuestionado por las autoridades europeas, que desconfían del rumbo que sigue este país y duplican sus exigencias de disciplina. Con estos antecedentes, la movilización de los trabajadores contra la reforma laboral no hará rectificar una coma a Mariano Rajoy, que insiste en su intención de avanzar en los ajustes y mantener intacta la reforma laboral.

Al día siguiente del paro general, Rajoy aprobará en Consejo de Ministros el proyecto de presupuestos del Estado “más austero de la democracia”, según ha anunciado. Con una reducción media del 15% en las partidas de todos los ministerios, la difícil asignatura del cumplimiento del objetivo de déficit justo en el comienzo de una larga recesión provocará más paro y pobreza en el país, según todos los pronósticos.

En las cuatro huelgas anteriores, la protesta apenas hizo cambiar a los Gobiernos que aprobaron las reformas

La huelga sigue la senda marcada hace solo año y medio como consecuencia de la reforma laboral aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que también planteaba mecanismos para abaratar el despido y que fue contestada por los sindicatos con una protesta general. Entonces, el Ejecutivo socialista tampoco rectificó. En aquella ocasión, el PP atacó con dureza a los sindicatos, rechazó las razones esgrimidas para la huelga y censuró aquella iniciativa mucho más que lo hizo el Gobierno socialista.

A diferencia de lo ocurrido en septiembre de 2010, la protesta cuenta con el apoyo de los socialistas, que entienden las razones que esgrimen los sindicatos y ya han anunciado que recurrirán la reforma laboral ante el Tribunal Constitucional por entender que vulnera varios artículos de la Carta Magna. Lo hará si el Gobierno, como parece que es su intención, no rectifica la normativa, como reclaman los sindicatos.

Aunque los socialistas no secundarán la huelga ni dejarán de trabajar en el Congreso de los Diputados y en los Parlamentos autónomos durante la jornada de protesta, las declaraciones de sus dirigentes son de claro apoyo a la iniciativa.

Los populares consideraron insuficiente en 2010 la reforma laboral que aprobó el PSOE y aunque entonces criticó el abaratamiento del despido, ahora han profundizado en los ajustes de esa normativa acogiendo los principales criterios de la patronal CEOE y rechazando los planteamientos de los sindicatos. El Gobierno del PP entiende que la nueva reforma laboral contribuirá a la creación de empleo. Los socialistas creen que causará más despidos.

En cuatro protestas anteriores (1992, 1994, 2002 y 2010), la huelga apenas hizo cambiar a los Gobiernos que aprobaron las reformas. Solo en uno de los casos, la reforma aprobada por el Gobierno de José María Aznar en 2002, en pleno auge económico, fue considerada inconstitucional por el Tribunal por “uso abusivo del decreto Ley”.