Costa Rica, alojará en setiembre la 5ª reunión de Estados firmantes de la Convención sobre Municiones en Racimo. Desde la presidencia del organismo, que ejerce el país, buscará “la consolidación de un régimen internacional contra las municiones en racimo” en procura de frenar el impacto humanitario de esas armas en la población civil de varios países, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Además de exponer el papel que ha tenido Costa Rica en la negociación, adopción, entrada en vigor e implementación de la Convención sobre Municiones en Racimo (CMC), tiene a su cargo la organización de la Quinta Reunión de Estados Parte de este instrumento internacional, que se celebrará del 2 al 5 de setiembre en San José.

Las municiones en racimo son armas lanzadas desde un avión, con artillería o con misiles, que constan de un contenedor que se abre en el aire y dispersa submuniciones explosivas sobre una amplia área. Algunos modelos pueden contener y liberar más de 600 bombas.

Este martes se realizó un foro introductorio al tema, organizado por la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica (UCR), el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Convención para la eliminación de las Municiones en Racimo (CMC), dirigido a estudiantes, docentes, personal de instituciones gubernamentales, parlamentarios y público.

Al acto inaugural asistieron la doctora Elizabeth Odio Benito, ex jueza de la Corte Penal Internacional, Alfredo Chirino Sánchez, decano de la Facultad de Derecho, Héctor Guerra, representante para Costa Rica de la CMC, y Alejandro Solano, viceministro de Relaciones Exteriores.

El Viceministro Solano, hizo el anuncio de los objetivos que promoverá nuestro país en su desempeño al frente del organismo de la Convención CMC al abrir el panel “Costa Rica en el Desarme Humanitario” en el Auditorio de la Facultad de Derecho de la UCR.

“Ser un país en paz, con vocación por la paz, jamás deberá ser sinónimo de un país pasivo e indiferente. Evidentemente, lejos de eso, Costa Rica es un Estado con responsabilidad internacional que aboga y actúa por una seguridad humana para su población y la del mundo”.

Por eso “estamos dando pasos decisivos en contra de aquellas armas que mutilan, matan, generan hambre, pobreza y sufrimiento, incluyendo las armas químicas, biológicas, nucleares, las minas terrestres antipersonal, y por supuesto, las municiones en racimo”, expresó el Vicecanciller Solano.

Vamos a ir “más allá de los buenos deseos y de tener una posición crítica. Junto con otros Estados, organismos intergubernamentales y organizaciones no gubernamentales de pensamiento afín, hemos pasado a la acción, impulsando el llamado Proceso de Oslo, que se tradujo en el 2008 en la Convención sobre Municiones en Racimo, recordó al Vicecanciller.

Las municiones en racimo han causado más de 100.000 víctimas en 23 países, y en el 98 por ciento de las muertes fueron civiles. “La mayoría de esas víctimas eran civiles que se dirigían a sus actividades diarias o su trabajo”, relató el Viceministro costarricense.

La ex Vicepresidenta de la República y ex Jueza de la Corte Penal Internacional, Elizabeth Odio Benito, sostuvo que se debe “exigir responsabilidad” a quienes producen ese tipo de “horribles armas”, así como a los distribuidores, a quienes las compran y a quienes las utilizan, pues destruyen vidas humanas inocentes.

Opinó que incluso debía considerarse el uso de las municiones en racimo un crimen de lesa humanidad, “resulta indispensable para fortalecer la Convención, en momentos en que estas armas siguen siendo utilizadas en este momento en Libia, Sudán del Sur y Siria”, sostuvo.

También participaron Armando Meneses, Representante de la Delegación para México, Centroamérica y Cuba del Comité Internacional de la Cruz Roja; Mabel Segura, Presidenta de la Comisión Costarricense de Derecho Internacional Humanitario, y Jesús Martínez, Director de la Red de Sobrevivientes y Personas con Discapacidad de El Salvador, así como la Viceministra de Seguridad Pública costarricense, María Fullmen Salazar.

La 5ª Reunión de Estados partes de la Convención sobre Municiones en Racimo prevista para el 2, 3, 4 y 5 de septiembre, en San José.

La Convención sobre Municiones en Racimo entró en vigor en 2010, y ha sido firmada por 113 Estados Parte, y ratificada por 84 de ellos.