• Aporte de Costa Rica clave en decisión de la OMS

Con aportes de Costa Rica la OMS declaró accidentes ofídicos como una enfermedad desatendida

Los aportes de la Universidad de Costa Rica y el Ministerio de Salud sobre los datos mundiales de los envenenamientos por mordeduras de serpiente y su afectación a 2.5 millones de personas que son víctimas de este tipo de accidente cada año, condujeron a la declaratoria de Enfermedad Tropical Desatendida por sus impactos en la salud a nivel mundial por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS).  

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aceptó la propuesta de Costa Rica para que incluyera los envenenamientos por mordeduras de serpiente en la lista de las Enfermedades Tropicales Desatendidas en categoría A, es decir, entre los padecimientos de gran impacto para la salud mundial que no reciben la atención que requieren.

La resolución de la OMS, del 9 de junio en curso, permitirá desarrollar e implementar una estrategia para el control y reducción de los accidentes ofídicos a nivel global. Una situación de salud pública que afecta cada año la vida de unos 2.5 millones de personas alrededor del mundo, de las cuales 120.000 fallecen, y 300.000 quedan con algún tipo de secuela física o psicológica.

La inclusión de los accidentes ofídicos en la lista de las Enfermedades Tropicales Desatendidas en categoría A, se logró mediante un esfuerzo conjunto que inició en el 2016 entre el Ministerio de Salud, la Misión Permanente de Costa Rica en Ginebra y el Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica (ICP-UCR), que presentaron ante la OMS una solicitud formal con un fuerte respaldo técnico y científico.

La propuesta también contó con el apoyo de dos organismos internacionales: la Iniciativa Global de Mordedura de Serpiente (GSI) y la Acción Internacional de Salud (HAI), así como el auspicio de 17 países de América, África y Asia.

La Ministra de Salud a.i, María Esther Anchía, apuntó  que “la declaratoria de la OMS ratifica el liderazgo, la visión y el aporte de Costa Rica ante un problema de salud pública que, como otras enfermedades desatendidas, afecta principalmente a la población rural. La inclusión en esta lista va a permitir, además, contar con información estadística para facilitar la toma de decisiones oportunas y asertivas en términos de capacitación, prevención y tratamiento”.

Instituto Clodomiro Picado

El Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica (ICP/UCR) ha alcanzado niveles de calidad y producción de sueros antiofídicos de variedades de serpientes tropicales que cubren la demanda nacional y gran parte de la las necesidades de países pobres de África y Asia con alta la incidencia de envenenamientos por mordeduras de serpientes.

El director del ICP/UCR, Albero Alape Girón, resaltó que el hecho que la OMS acogiera el planteamiento realizado por Costa Rica sobre el problema de salud pública de los envenenamientos por mordeduras de serpientes, “es producto de la credibilidad científica que ha ganado el país a nivel mundial en este campo, a lo largo de varias décadas”.

La experiencia, el conocimiento y las herramientas tecnológicas desarrollados por el ICP-UCR, de la mano con otras instituciones públicas como el Ministerio de Salud y la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), han sido claves para aportar un tratamiento efectivo y de calidad, que salva unas 600 vidas de costarricenses víctimas de accidentes ofídicos cada año, y permite distribuir sueros antiofídicos en países pobres que de otra manera carecerían del acceso a este medicamento esencial, puntualizó Alape Girón.

El científico de la UCR agregó que “los envenenamientos por mordeduras de serpiente tienen un enorme impacto de sufrimiento social, que afecta especialmente a las personas pobres”. Estos accidentes, dijo, ocurren sobretodo en personas adultas jóvenes y en niños mientras realizan labores agrícolas.

“Por más de 40 años, el trabajo del ICP-UCR ha ido más allá de una visión mercantilista y ha dado respuesta a un problema de salud pública mundial al proporcionar antivenenos a varios países, transferir conocimiento, y convertir a Costa Rica en el único país en la región de Centroamérica y el Caribe en ser autosuficiente en la producción de sueros antiofídicos”, afirmó Alape Girón.

Inicio de nuevas acciones

La declaratoria emitida por la OMS abre la posibilidad de que esta organización junto con otros países que luchan contra este problema, entre ellos Costa Rica, encuentren nuevas oportunidades de cooperación e investigación internacional. De igual forma, permitirá que las naciones involucradas fortalezcan y desarrollen mejores programas de control dirigidos a la prevención y al adecuado manejo terapéutico de esta patología en sus países.

“La OMS da mucha importancia a las enfermedades desatendidas y llama la atención de posibles donadores, como fundaciones, gobiernos y otras entidades. La declaratoria da a los envenenamientos por mordeduras de serpientes un gran estatus global. Esto pone el tema en la agenda mundial, con el aporte en capacidad técnica y liderazgo del ICP-UCR”, afirmó el doctor José María Gutiérrez de la UCR.

El siguiente paso del ICP-UCR y el Ministerio de Salud será realizar nuevas acciones coordinadas para preparar una propuesta de resolución que será presentada ante el Consejo Ejecutivo de la OMS en enero de 2018. Este documento buscará que la OMS se comprometa a llevar a cabo programas especializados que favorezcan un manejo adecuado de los envenenamientos causados por mordeduras de serpiente.

(*Jenniffer Jiménez C, ODI)