Miles de familias viven en condiciones similares a ésta en Carrillo, Guanacaste.
Miles de familias viven en condiciones similares a ésta en Carrillo, Guanacaste.

La legislación, aprobada este año por la Asamblea Legislativa, excluye las acciones de desalojo que han sido ordenadas por decisión judicial o administrativa debido a situaciones que se consideran amenazantes contra el medio ambiente.

La nueva ley viene a reemplazar una anterior que mantenía la mora de los desalojos y cuya vigencia expira el 21 de julio.

Una considerable cantidad de familias han construido sus hogares y desarrollan actividades como pesca artesanal, ganadería, turismo y agricultura en las mencionadas zonas, sin contar con una concesión del Estado.

Esto ha sido la causa de que diferentes entidades del Estado hayan iniciado procesos de desalojo, que solo se ha podido detener por medio de leyes especiales.

No obstante, la ocupación se ha dado, en muchos casos, sin contar con una concesión del Estado lo cual ha generado que diversas instancias estatales se hayan visto obligadas a promover procesos de desalojo con consecuenciales de carácter social.

La posposición de los desalojos es temporal porque el gobierno espera que el Congreso “promulgue legislación que permita un adecuado ordenamiento territorial y resolver estas situaciones”, según un comunicado oficial.