Los diputados aprobaron el proyecto marco para la transformación de la matriz energética del país y que conduce además a la descarbonización de la economía mediante el impulso al desarrollo y uso de combustibles alternativos y tecnologías limpias.

Además, establece la prohibición de la exploración y la explotación de petróleo, gas natural y cualquier otra sustancia hidrocarburada en todo el territorio costarricense.

El proyecto faculta a RECOPE para que participe en la investigación, producción, industrialización y la comercialización de combustibles limpios y amigables con el ambiente que aporten en la reducción de la huella de carbón del país.

“La tendencia mundial es eliminar el uso y producción de combustibles fósiles. En el caso costarricense, dicha meta deben enfocarse en el sector transporte, debido a que la mayoría de emisiones de gases de efecto invernadero que producimos son causadas por nuestra flota vehicular. Por eso este proyecto nos abre las puertas a un futuro más limpio y sano”, indicó la diputada del Partido Acción Ciudadana (PAC), Paola Vega.

El proyecto transforma la Dirección de Hidrocarburos en la Dirección de Combustibles (DC), como órgano técnico adscrito del Ministerio de Ambiente y Energía, la cual establecerá los requisitos y procedimientos que regirán el almacenamiento, distribución, transporte y comercialización de combustibles limpios.

Recope se prepara para iniciar este mismo año la producción y distribución a escala comercial de biocombustibles, a partir de mezclas desarrolladas por expertos de nuestro país. Una medida que se inscribe en los objetivos de descarbonización de la economía.