“La vida es una lucha permanente con avances y retrocesos. No es el fin del mundo. Por lo tanto, debemos aprender de los errores que hemos cometido y volver a empezar. Esto debe ser permanente”, aseguró Mujica.

El uruguayo también recomendó tomarse las victorias con calma y “humildad desde el punto de vista estratégico”.

“Tampoco creerse que cuando triunfamos tocamos el cielo con las manos y que hemos llegado a un mundo maravilloso. No, apenas hemos subidos un escalón… tener humildad desde el punto de vista estratégico”, sostuvo Mujica.

“No hay derrota definitiva ni triunfo definitivo”, dijo por última el expresidente uruguayo, en un llamado a no perder la esperanza y a continuar el trabajo estratégico con vistas a próximos procesos electorales.