El sábado, tres vuelos humanitarios fueron autorizados a aterrizar y salieron del aeropuerto de Saná con la ayuda humanitaria, informó Stéphane Dujarric, el portavoz del Secretario General de la ONU, en su encuentro diario con la prensa en Nueva York.

Uno de los aviones llevaba 1,9 millones de dosis de vacunas para una campaña que busca proteger a 600.000 niños contra varias enfermedades en todo el país. Además de una epidemia de cólera de gran magnitud, se han registrado 170 casos sospechosos de difteria y al menos 14 muertes en la gobernación de Ibb.

El domingo, un barco del Programa Mundial de Alimentos (PMA) cargado con 5.500 toneladas de harina de trigo atracó en el puerto de Al Hudaydah. El lunes (27.11.17), otro barco con 25.000 toneladas de ese cereal llegó al puerto de Salif esta semana.

Según los últimos datos, cerca de 21 millones de yemeníes precisan de ayuda humanitaria en Yemen y 7 millones de personas están al borde de la hambruna tras dos años de guerra civil.

“Se necesita un acceso ilimitado para vuelos humanitarios y comerciales”, insistió Dujarric, Secretario General de la ONU.

También llamaron la atención sobre el abastecimiento de combustible, “sigue siendo crítico para que funcionen los generadores en hospitales y las plantas de tratamiento de agua y saneamiento. Hace falta también para que los camiones puedan llevar agua potable y comida a los más vulnerables a través el país” señaló Dujarric.