Candidato socialista gana en Ecuador; opositor de derecha pide un recuento

El candidato oficialista a la presidencia de Ecuador, Lenín Moreno, se ha proclamado ganador de las elecciones celebradas este domingo con algo más de dos puntos, mientras la oposición ha pedido un recuento.

Con el 99% de los votos escrutados, el exvicepresidente logra imponerse con algo más dos puntos porcentuales sobre el líder opositor, el banquero Guillermo Lasso. Ambos aspirantes se han atribuido el triunfo al cierre de la votación basándose en encuestas a pie de urna discordantes. Los datos oficiales del Consejo Nacional Electoral (CNE) otorgan a Moreno un 51,16% frente al 48,84% de Lasso, que no acepta el resultado.

El candidato del Movimiento CREO-SUMA compareció para impugnar el escrutinio tras llamar al secretario general de la OEA, Luis Almagro, para informarle de la situación. Ha explicado que los delegados de la alianza que encabeza “van a presentar en las 24 provincias del país las objeciones numéricas” a las cifras difundidas por el Gobierno.

“Estamos en pie de lucha y vamos a defender la voluntad popular”, ha enfatizado. Ha afirmado abiertamente que un Ejecutivo de Moreno “sería ilegítimo”. "Vamos a defender la voluntad del pueblo ecuatoriano frente a la pretensiones de un fraude que tiene por objetivo instalar un Gobierno que desde ya sería un Gobierno ilegítimo en el Ecuador", ha asegurado. Lasso, además, ha publicado en su cuenta de Twitter la fotografía de "un ejemplo de actas que demuestran inconsistencias" en una parroquia con 248 votantes, donde el resultado quedó, según esa imagen, invertido.

Moreno se ha dirigido, en cambio, a los ecuatorianos como nuevo presidente del país: “Con el corazón en la mano, agradezco a todos los que en paz y armonía fueron a votar. Seré el presidente de todos y ustedes me van a ayudar”.

Alianza PAÍS informó de madrugada de que este lunes a las once de la mañana "el presidente electo de la República de Ecuador, Lenín Moreno", participará en la ceremonia del cambio de guardia en el palacio presidencial. Según el escrutinio oficial, el llamado “socialismo del siglo XXI”, el proyecto político iniciado en 2007 por Correa, resiste, aunque con claras señales de desgaste. El mandatario de la “revolución ciudadana” obtuvo el apoyo mayoritario en tres mandatos sobre todo gracias a su política de inversiones, pero en la última legislatura creció el descontento y la sociedad evidenció profundas divisiones.

Temor a una tutela de Correa

Los analistas dan por hecho que, en cualquier caso, se abre una nueva etapa distinta a la de Correa. Para Franklin Ramírez, profesor de Estudios Políticos de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, este resultado “pone en cuestión la tesis de un giro a la derecha”, pero recuerda que “un Gobierno de Lenín no va a ser el Gobierno de Correa”. Por su parte, los opositores temen que Moreno actúe bajo la tutela del presidente saliente. Una votante de Alianza PAÍS,Romi Ortiz, mostraba su confianza en que haya continuidad con su legado: “Lenín va a seguir apoyando a los pobres y continuará todo lo bueno que hizo Correa".

Toda la carrera electoral estuvo marcada por una campaña sucia, acusaciones cruzadas y escaso contenido político. Pero los casi 13 millones de ciudadanosllamados a votar eligieron a un presidente que, por las circunstancias de esta nueva etapa, la división social y las dificultades económicas tendrá que avenirse al diálogo con la oposición. Se trataba, además, de la primera vez en una década que Ecuador tenía que volver a votar para desempatar en una segunda ronda, lo que demuestra las gritas de la última legislatura. El pasado 19 de febrero, Moreno se quedó a unas décimas del 40%, el umbral necesario para evitar una nueva votación. Lasso apenas superó el 28%, pero en las últimas semanas trató de capitalizar el voto de otras fuerzas. Cynthia Viteri, del Partido Social Cristiano, y el exalcalde de Quito Paco Moncayo, representante socialdemócrata, anunciaron públicamente su apoyo al líder del Movimiento CREO. No obstante, esos llamamientos no garantizaron que el comportamiento de sus votantes fuera uniforme.

El resultado fue reñido hasta el final. El candidato oficialista encabezaba la mayoría de las encuestas, aunque el expresidente del Banco de Guayaquil experimentó una remontada en los últimos días de campaña. El voto de los indecisos, entre el 6% y el 14% según los distintos sondeos, resultó finalmente determinante. En estas elecciones la política ecuatoriana se ha medido tambiéncon los ciudadanos indignados y desencantados con sus gobernantes. “No estoy a favor ni de Correa ni del otro, pero el lobo vestido de oveja, para qué”, asegura Cristian Cuchipe, de 32 años, sobre Lasso en relación a su pasado de banquero.

A las puertas del colegio instalado en la escuela San Francisco de Quito, el recinto del norte de la capital donde a primera hora de la mañana votó el presidente saliente los electores de las dos opciones mostraban su deseo de empezar un nuevo ciclo. “He venido a votar para ver si se da un cambio y se sale de este socialismo”, afirmaba Carlos Donozo, de 29 años. Una pareja defendía el trabajo de Correa y por eso votó por Moreno, que según los analistas quiere inaugurar un nuevo estilo. “Hay que ser conscientes de que ha habido inversiones en servicios públicos y carreteras”.