La flota fue mostrada en un acto oficial al que asistieron autoridades del Poder Ejecutivo, incluido el presidente Carlos Alvarado, y altos funcionarios de la institución.  

El ICE ahorra hasta un 75% en gastos de combustible fósiles con este tipo de vehículos, que dan el mismo rendimiento que los convencionales, pero sin producir contaminación sónica ni emisiones de gases.

Para el funcionamiento de la flota, el ICE instalará 110 cargadores semirápidos en sus instalaciones de Limón, Guápiles, Quepos, Puntarenas, Pérez Zeledón, Planta Garabito (Montes de Oro) y Liberia (Mall Liberia).

De esta manera, los nuevos vehículos funcionarán con total autonomía en todo el territorio nacional, explicó Irene Cañas, presidenta ejecutiva del ICE, quien agregó que de los 110 centros de recarga, siete estarán abiertos para brindar servicio al público en general.
 

La funcionaria explicó que “este es un primer gran avance, por parte del ICE y sus empresas hacia la descarbonización del transporte y de la economía del país. Esperamos inspirar a otras instituciones y al sector privado para que inicien de lleno la transición. Vamos a demostrar que el transporte eléctrico es la opción para que nuestro ambiente se recupere de la contaminación generada por décadas en las calles”. El presidente Alvarado dijo que “con la introducción de estos 100 vehículos eléctricos y el reforzamiento de la red de recarga a lo largo del territorio nacional, estamos dando un paso decidido para que la descarbonización en el sector transporte sea una realidad en Costa Rica, con un impacto directo en la calidad de vida de las personas”.