Abogados del ex mandatario hicieron la presentación ante el Superior Tribunal de Justicia (STJ), máxima corte penal que también sirve para aclarar cuestiones de la legislación federal brasileña. Así, el precandidato presidencial favorito en las encuestas para las elecciones del 7 de octubre busca evitar que se cumpla la orden de prisión decretada por el Tribunal Regional Federal 4 de Porto Alegre.

Si el hábeas corpus en el STJ es rechazado, la defensa podrá acudir al Supremo Tribunal Federal (STF), la máxima corte del país. Según el escrito, la defensa pide al STJ que se impida detener a Lula hasta que todas las instancias sean agotadas, como marca la Constitución Federal.

El Tribunal Federal Regional 4 de Porto Alegre condenó el miércoles a Lula a 12 años y un mes de prisión, confirmando la sentencia por corrupción dictada en primera instancia por el juez Sérgio Moro, a cargo de la Operación Lava Jato.

La corte de apelaciones ordenó la detención de Lula una vez agotados los recursos en la segunda instancia, algo que puede ocurrir en un plazo cercano a 40 días.

El hábeas corpus también apunta críticas de los abogados defensores de Lula, Cristiano Zanin Martins y Valeska Teixeira, al fallo condenatorio, al afirmar que el tribunal debió aplicar la “Teoría del dominio de los hechos para argumentar la falta de pruebas dada la inexistencia de delito”.

Otro argumento apunta contra un fallo del STF que votó por 6 a 5 en 2016 en un caso que la prisión es posible sin la tercera instancia, pese a lo que afirma la Constitución sobre el tránsito en todas las cortes antes de perder la libertad.