Bogotá. “Nosotros les decimos: ustedes continúan con eso, pues están jugando con candela y este proceso puede terminar, porque no puede seguir indefinidamente en esta situación, porque el pueblo colombiano se confunde y no entiende”, dijo el presidente desde Palmira, en el Valle del Cauca.

En las últimas semanas, la guerrilla ha perpetrado ataques contra camiones cisterna que transportan crudo, contra acueductos y contra la infraestructura energética del país, ocasionando grandes daños ambientales.

En el más reciente ataque contra la infraestructura del país, perpetrado el lunes, las FARC dinamitaron varias torres de energía en cercanías de Buenaventura, lo que dejó sin electricidad a más de 400.000 personas de esa ciudad, el principal puerto de Colombia sobre el Pacífico.

El Gobierno colombiano y las FARC llevan a cabo diálogos de paz en La Habana desde noviembre del 2012, producto de los cuales las partes han logrado acuerdos parciales.