“Tenemos la obligación y la autoridad moral para exigir el respeto a la vida y, por supuesto, a los derechos humanos”, expresó el legislador en una carta enviada al mandatario, en la que además afirma que la ruta actual del gobierno de Israel es “la ruta de la guerra permanente”.

A continuación el texto de la misiva:

“Estimado don Luis Guillermo:

Costa Rica no puede mantenerse al margen de los eventos en Gaza, mientras Israel bombardea población civil con armas desproporcionadamente destructivas. Ello, sobre todo, a raíz de la lealtad que a lo largo de los años hemos profesado a Israel. Tenemos la obligación y la autoridad moral para exigir el respeto a la vida y, por supuesto, a los derechos humano.

Es cierto que los extremistas de Hamás lanzan bombas contra Israel. Pero estas acciones y el fortalecimiento de Hamás entre un sector del pueblo palestino, obedece a la agenda del actual gobierno de Israel, el cual, por ejemplo, contempla mantener de por vida los asentamientos ilegales situados en el territorio que el acuerdo de partición de 1948 otorgó a los palestinos.

La Solución de Dos Estados que nuestro país y la comunidad internacional ha apoyado, debe respetar al pie de la letra los límites definidos en 1948, excepto en el marco de un acuerdo –no de imposiciones unilaterales- de intercambio de territorios. Además, debe contemplar el regreso de refugiados y aceptar que Jerusalén Este sea la capital del Estado Palestino. Asimismo, en el marco de un acuerdo de paz en el que Palestina reconozca plenamente la existencia del Estado de Israel, a Palestina debe permitírsele, si así lo desea, tener su propio ejército y resguardar su frontera con Jordán y Siria.

Todo esto es rechazado por el Primer Ministro de Israel Benjamín Netanyahu y su gobierno, lo cual fortalece las posiciones radicales de un sector de palestinos.

La ruta del actual gobierno de Israel es la ruta de la guerra permanente. Costa Rica debe tomar posición en el tema. Primero, para ser coherentes con nuestras reiteradas declaraciones, por ejemplo en el marco de la defensa de nuestro territorio ante los atropellos de Nicaragua, sobre el respeto a los principios del derecho internacional. Y, segundo, como forma de presionar a Israel para que flexibilice sus posiciones”.