• Venezuela eligió representantes para la Asamblea Constituyente

Un voto con festejo chavista y crítica opositora

El gobierno celebró la masiva participación y aseguró que las ocho muertes informadas por la fiscalía no tenían relación con la votación. En la elección de representantes para la Asamblea Nacional Constituyente las bocas de urna proyectaron ocho millones de sufragantes. 

 

La elección de 545 miembros para la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en Venezuela tuvo un acatamiento masivo, celebró el gobierno de Nicolás Maduro. Aunque faltaba la cifra del Consejo Nacional Electoral (CNE), al cierre de esta edición, la participación proyectada por encuestas en bocas de urna cercanas al chavismo pasaba los 8 millones de personas.

La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que no participó del comicio y llamó a boicotearlo, calculó en 12 por ciento los venezolanos con derecho a voto que eligieron a los integrantes de la ANC.

Según la fiscalía venezolana, hubo ocho muertos en las protestas opositoras. Sin embargo, el comando oficialista aseguró que las muertes no tenían relación con las votaciones.

El primero en votar fue el mandatario, impulsor del cambio de la Carta Magna. El sufragio de Maduro fue transmitido a través del canal estatal VTV bajo el eslogan “primer voto por la paz”, y se produjo minutos después de las 6 de la mañana (8 de Argentina), cuando estaba previsto que comenzaran a abrir los centros de votación en todo el territorio nacional. “Quise ser el primer voto por la paz, la soberanía y la independencia de Venezuela. Hoy es un día histórico”, dijo el presidente ante algunos de los acompañantes internacionales que fueron invitados por el CNE a observar el proceso.

El vicepresidente, Tareck el Aissami, saludó el acto electoral. “Ha triunfado la paz, pudiésemos decir, ha triunfado la democracia, el pueblo masivamente ha salido a ejercer este derecho humano, este derecho fundamental”, dijo El Aissami tras votar en el estado costero de Aragua.

El CNE extendió una hora más las votaciones. Militares custodiaron los centros donde los seguidores del gobierno eligieron a 545 asambleístas de un suprapoder que regirá al país por tiempo indefinido.

“Vine a votar para decirle a los gringos y a los opositores que queremos la paz, no la guerra, que apoyamos a Maduro”, aseguró Ana Contreras al votar en un centro electoral.

A metros de las mesas de votación, el chavismo vigiló con un sofisticado sistema digital la fidelidad de sus adeptos. Desde toldos rojos instalados en los alrededores y a veces dentro de los centros de votación, el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) llevó un control de los ciudadanos que participaron en la contienda, y que es paralelo a los registros del CNE.

El sistema es conocido en el país caribeño como el “carnet de la patria” y fue creado a principios de año por el presidente, Nicolás Maduro, para llevar un registro de las necesidades socioeconómicas de los inscriptos –unos 15 millones según el gobierno– y de los beneficios que recibieron de la revolución bolivariana.

La oposición se marginó de la Constituyente alegando que no fue convocada en un referendo y que su sistema comicial fue hecho para que el gobierno la controle y redacte una Carta Magna que instaure una “dictadura comunista”.

También generó fisuras en el chavismo: la fiscal general, Luisa Ortega, denunció un quiebre de la democracia.

La Fiscalía informó de ocho muertos: un candidato a asambleísta murió el sábado en Ciudad Bolívar, y un dirigente juvenil opositor fue ultimado de un disparo en la madrugada de ayer en la costera Cuman. Dos adolescentes, de 17 y 13 años, y un militar fallecieron en el occidental estado Táchira, fronterizo con Colombia, otros tres hombres en Mérida, uno en Lara (ambos, noroeste) y uno en Sucre (noreste), en protestas entre sábado y domingo, en el marco de la elección.

Para la opositora MUD, en cambio, la cifra de muertos fue superior. “Se supone que un proceso electoral es una fiesta porque el pueblo puede expresarse, pero eso no ocurre hoy: hay 14 personas asesinadas, incluyendo un niñito de 13 años”, dijo la diputada opositora Delsa Solórzano.

“(Hay) muchas denuncias de utilización de FAL –arma de uso de las Fuerzas Armadas–, actuaron efectivos del Ejército”, añadió Solórzano. Por su parte, el dos veces candidato a la Presidencia y gobernador del estado de Miranda, Henrique Capriles, señaló que unas 400 personas resultaron heridas en los hechos de violencia en Táchira. Los opositores convocaron a cortar las principales arterias viales en los 23 estados de Venezuela para boicotear los comicios y a una concentración masiva en la autopista Francisco Fajardo, la principal vía de la capital.

El gobierno de Maduro, en tanto, despegó las muertes de la elección.

“Es mentira que hubo muertos alrededor del evento electoral, es completamente falso, y mire que los guarimberos (manifestantes opositores) lo intentaron hoy y no lo lograron”, dijo en rueda de prensa el vocero oficialista y alcalde del municipio caraqueño Libertador, Jorge Rodríguez.

Aunque las circunstancias en que se produjeron las muertes no son del todo claras, la información preliminar apunta a que la mayoría ocurrió en medio de las protestas convocadas por la oposición para rechazar la elección de la Constituyente. Rodríguez insistió en remarcar que “ni un solo fallecimiento” se relaciona con el evento electoral, vinculado, en cambio, “a millones de sonrisas”.