Un frente unitario de sindicatos anunció este jueves el inicio de una huelga por tiempo indefinido a partir del 10 de setiembre, con el objetivo de forzar al gobierno a retirar de la discusión legislativa el proyecto de reforma fiscal y a entablar un diálogo sobre el tema con los sectores sociales.

En principio, el movimiento involucraría a los trabajadores del magisterio nacional, la Caja Costarricense del Seguro Social, el ICE, Japdeva, Recope, municipalidades y ministerios, entre otras instituciones.

También anunció su apoyo al movimiento la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR) y, de acuerdo con el secretario general de la Asociación de Empleados Publicos (ANEP), Albino Vargas, la dirigencia sindical se encuentra en conversaciones con representantes de los productores agrícolas para que también se sumen.

La protesta se dirige contra el plan fiscal que, a juicio de los sindicalistas, introduce nuevos impuestos contra el pueblo y reformas al empleo público así como una regla fiscal que limitaría los presupuestos de las instituciones , al tiempo que mantiene las exoneraciones fiscales de las empresas y no incluye medidas para atacar la evasión fiscal.

Recordaron que la Unidad Sindical hizo entrega al Presidente de la República desde el 30 de julio, de una propuesta de reforma fiscal justa y progesiva, con propuestas que sí abordan soluciones estructurales al déficit fiscal y recaudaría más recursos que las medidas contenidas en el proyecto 20.580. Sin embargo, el Gobierno ignoró esta propuesta, e insiste en el Combo Fiscal.

La huelga dará inicio el lunes 10 de setiembre de 2018, con la participación de todos los trabajadores del sector público, Magisterio nacional, sector salud, sector servicios y otros bloques de trabajadores, que paralizarán funciones de forma indefinida exigiendo el retiro de este nefasto proyecto de ley.

“El combo fiscal (o ley 20.580), no elimina las causas estructurales del déficit fiscal. Está demostrado que este paquete de impuestos y recortes presupuestarios generará menos actividad económica impactando negativamente el desempleo, (y generando) pobreza, desigualdad y exclusión. El costo de vida se encarecerá por los nuevos impuestos al consumo, la regla fiscal desmantela los programas sociales y se impone una contrarreforma laboral que precariza los salarios y el empleo de forma improcedente”, señala un pronunciamiento de la Unidad Sindical.

 

Propuesta alternativa

 

Los principales dirigentes sindicales del país señalaron en conferencia de prensa que el único camino responsable es convocar a una mesa de diálogo nacional para consensuar medidas que permitan al país resolver el problema del déficit fiscal.

“Responsablemente hemos presentado al gobierno y a la Asamblea Legislativa un proyecto alternativo, que resolvería la situación de manera más justa y equitativa”, señaló Marta Rodríguez, secretaria general adjunta de la Unión Nacional de Empleados de la CCSS (UNDECA).

Se trata de un conjunto integral de 39 propuestas, de las cuales 10 refuerzan el impuesto sobre la Renta, único tributo ligeramente progresivo con altísimos niveles de defraudación (equivalente al 95% del déficit fiscal). Además, se incluyen 14 medidas de lucha frontal contra la evasión, el fraude fiscal y corrupción, donde se incorporan propuestas para mejorar el cobro de impuestos en las aduanas (ausente en el combo fiscal) y otras de reactivación económica. 

Esta propuesta integral podría recaudar hasta 4,2 % del PIB en nuevos ingresos, lo que representa dos veces y media lo que el Estado captaría con el actual proyecto, y sin necesidad de más impuestos al consumo, a la canasta básica y servicios como electricidad, agua, transporte, etc., aseguraro