Al igual que la mayoría de Grenada (o Granada, según la acepción que se tome) Maurice Bishop, descendía de los esclavos africanos comprados por empresas -de Portugal, Gran Bretaña, Francia, España- para venderlos como esclavos en las islas del Mar Caribe.

Los que eran mano de obra esclava en las plantaciones, minas, servidumbre y otras layas, produjeron rebeliones y movimientos que lograron instalar su propio Estado, al igual que Haití.

Bishop, desde su función de Primer Ministro, lideró políticas sociales en beneficio directo de la población -entre ellas el plan de alfabetización, salud, empleo y economía mixta- y se liberó de la presión de Gran Bretaña y EE.UU estableciendo relaciones con Cuba, la URSS y varios países del bloque comunista.

El Gobierno de Ronald Reagan se había preocupado por desatar una fuerte campaña mediática contra Bishop utilizando la acusación de comunista. La decisión de Bishop de construir un aeropuerto, con apoyo de Cuba y técnicos europeos, sirvió como excusa a Reagan para denunciar que se estaba construyendo una base militar soviética.

De acuerdo con opositores a Bishop, Estados Unidos armó un golpe de Estado. Como no resultó según lo esperado Reagan ordenó la invasión a Granada el 25 de octubre de 1983, llamada Operación Furia Urgente. Para entonces, el 19 de octubre, Maurice Bishop había sido ajusticiado. Tenía 39 años.