Congreso aprueba reforma al régimen de pensiones del Poder Judicial

La Asamblea Legislativa aprobó este lunes una reforma al régimen jubilatorio del Poder Judicial que rebaja sustancialmente el monto de las pensiones más altas, incrementa el porcentaje de aporte de los trabajadores de 11% a 13% y eleva la edad para pensionarse a 65 años.

Empleados judiciales estuvieron en huelga casi dos semanas en julio pasado.

La decisión fue adoptada por los legisladores con base en un estudio de la Universidad de Costa Rica (UCR), según el cual los beneficios de que gozan actualmente los funcionarios judiciales harán que el sistema sea inviable financieramente a corto plazo.

Según este estudio, el déficit proyectado del régimen es de 5,3 billones de colones, aunque estas cifras son rechazadas por los funcionarios del Poder Judicial y un grupo de doce diputados que este lunes anunció que interpondrá una consulta de constitucionalidad.

Con la reforma aprobada en primer debate, los funcionarios judiciales no recibirán el 100% del salario de los últimos 24 meses, sino el 80% del promedio de los últimos 240 meses. Además, establece un tope de 4 millones frente a la cifra ilimitada actual ha permitido a algunos altos jerarcas judiciales pensionarse con montos superiores a los 9 millones de colones mensuales.

Por otra parte, los funcionarios del Poder Judicial deberán aportar un 2% más de su salario para darle sostenibilidad al sistema, pasando de un 11% a un 13% de su salario.

La edad para la jubilación será ahora de 65 años, aunque se mantiene la posibilidad del retiro anticipado a los 62 años para los hombres y a los 60 para las mujeres, en el entendido de que eso implicará una reducción adicional al monto de las pensiones.

En julio pasado, entre el 19 y el 31, los empleados del Poder Judicial fueron a una huelga para exigir el retiro del proyecto de reforma al sistema jubilatorio de la corriente legislativa.

Tras doce días de paro, los sindicatos levantaron el movimiento con la promesa del presidente legislativo, Carlos Chinchilla, de que procuraría suspender el trámite legislativo para iniciar un proceso de diálogo con los diputados, el cual no rindió los frutos esperados.