Piden investigar si ingreso de agentes armados del OIJ a la Asamblea Legislativa se ajustó a normas

El ingreso de personas armadas a los edificios de la Asamblea Legislativa está regulado por disposiciones que, según el presidente del Directorio legislativo, Gonzalo Ramírez, los agentes del OIJ rehusaron respetar en los allanamientos de este miércoles a las oficinas de dos diputados, por lo que solicitó a la Administración institucional un informe detallado para verificar si el procedimiento judicial se ajustó a las normas.  

Ramírez sostiene que el reglamento interno de la Asamblea Legislativa establece que es el presidente del Directorio quien tiene que dar una autorización especial en la que se explique el procedimiento que se autoriza a los agentes armados.

“A mí no me pidieron permiso”, exclamó el presidente legislativo ante la prensa, el ingreso de personas armadas a los edificios parlamentarios está regulado y debe cumplirse aun cuando se trate de allanamientos con orden judicial, sostuvo.

De acuerdo con versiones que han trascendido, incluso del director administrativo Antonio Ayales, las declaraciones del personal de la seguridad institucional, que no son policías, señalan que el ingreso de agentes armados del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) a los edificios legislativos se produjo a las 8:30 de la mañana y ante la duda por el ingreso de las armas respondieron con amenazas de entrar por la fuerza.

El presidente del Congreso pidió a la Administración un informe detallado sobre la situación que se dio entre los funcionarios judiciales y los guardas de seguridad, al considerar que no se cumplieron las disposiciones internas para el ingreso de cualquier persona con armas a las instalaciones del Poder Legislativo.

Según Ramírez el punto no es el allanamiento siempre que exista una orden judicial sino el respeto a las normas del Primer Poder de la República por parte de quien corresponda.

Ante este requerimiento Ayales, director administrativo de la Asamblea Legislativa, explicó que fue contactado por el personal de seguridad cuando llegaron los funcionarios judiciales y les dijo que una orden de allanamiento de la Sala Tercera “había que atacarla inmediatamente”.

“Lo que ocurrió es que los oficiales del OIJ entraron armados. Esta es una situación muy particular, no es común, los agentes de la seguridad nuestra no son policías y las instrucciones que tienen, es que no se puede entrar armado a la institución salvo con una autorización especial del presidente de la Asamblea. Sin embargo al haber una orden de la Sala III, que es la autoridad superior para temas estos penales, hay que respetar esa orden” puntualizó Ayales.

A las 8:30 de la mañana se produjo el ingreso de la policía judicial armada y de los fiscales del Ministerio Público que acompañaron la diligencia de la fiscala general, Emilia Navas, respaldada por los magistrados suplentes de la Sala Tercera que firmaron la orden de allanamiento.