Concluido el proceso de consulta, la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE) y la Asociación Nacional de Educadores (ANDE) decidieron continuar en huelga.

Solo el Sindicato de Educadores Costarricenses (SEC), que cuenta con 30.000 afiliados, decidió levantar la huelga a partir del lunes. Sin embargo, muchos educadores son asociados a dos o a tres de estas organizaciones y no está claro cuál lineamiento seguirán.

El martes anterior, los dirigentes de las tres organizaciones y el ministro Edgar Mora consensuaron un documento según el cual los educadores se comprometerían a volver a clases con la condición de que no haya represalias.

No obstante, el MEP continuaría investigando a más de 2.400 directores de escuelas y colegios que no enviaron la información necesaria para entregar notas a los estudiantes, así como a más de 500 maestros que se fueron de viaje en el periodo de huelga, para determinar si se hacen acreedores a una sanción disciplinaria.

El fallido intento de levantar la huelga se produjo luego de que la Sala IV diera luz verde al proyecto de reforma fiscal que tramita la Asamblea Legislativa y al que se oponen los empleados públicos, y de que un juzgado de trabajo declarara ilegal, por segunda vez, la huelga del magisterio.

Entre las razones para declarar la ilegalidad, el juzgado estableció que el movimiento no fue pacífico porque se efectuaron bloqueos para impedir el libre tránsito; que se afectaron servicios esenciales como la alimentación de 79.000 estudiantes en escuelas y colegios, así como la preparación de los estudiantes que presentaron exámenes de bachillerato.

Además, el juez consideró que la huelga ha violado los principios de razonabilidad y de proporcionalidad, debido a que se mantiene a pesar de que la Sala Constitucional se ha pronunciado positivamente sobre la procedencia el proyecto fiscal.