Manifestantes incendian el Congreso de Paraguay tras aprobar reelección presidencial

En una polémica sesión, un grupo de senadores de Paraguay aprobó este viernes un proyecto de ley que prevé la reelección presidencial, lo que desató graves disturbios e incendios en el Congreso Nacional, en Asunción.

La votación, en la que participaron 25 senadores entre oficialistas y aliados al gobierno, fue convocada de sorpresa y se realizó a puerta cerrada en una oficina, mientras la policía rodeaba el palacio legislativo.

El hecho desató acusaciones de quiebre institucional por parte de legisladores opositores y protestas que empezaron de forma pacífica y luego escalaron en violencia.

Hay al menos 28 heridos entre legisladores, manifestantes y policías, además de cuantiosos daños materiales, según informa el colaborador de BBC Mundo en Asunción, Santi Carneri.

Durante las protestas, manifestantes ingresaron al Congreso y provocaron incendios dentro del mismo. Los legisladores y periodistas que se encontraban en el edificio habrían sido evacuados.

Los incendios en el Congreso ya fueron extinguidos, al tiempo que la policía dispersó a los manifestantes que estaban en los alrededores inmediatos del edificio.

La policía, informa el diario paraguayo ABC Color, respondió a las protestas disparando balines de goma y haciendo uso de carros hidrantes, así como también gases lacrimógenos.

De hecho, entre los lesionados se encuentra el diputado de la oposición Edgar Acosta, quien "se llevó la peor parte de la represión policial y recibió varios impactos de balas de goma en el rostro", asegura el periódico.

El presidente de Paraguay, Horacio Cartes, no ha dado declaraciones aún sobre la votación ni los disturbios.

¿Por qué es polémica la reelección?

La iniciativa para la reelección debía lograr el apoyo de al menos 23 de los 45 miembros del Senado y ahora tendrá que ser votada en la Cámara de Diputados, donde se espera que sea ratificada.

Dicha votación estaba programada para el sábado de mañana, en una sesión extraordinaria, pero los disturbios obligaron a posponerla.

Su aprobación da vía libre a Cartes y al expresidente Fernando Lugo para postularse en 2018 por otro período de cinco años, ya sea de manera continua (como el primero) o alternada (como el segundo).

No obstante, la Constitución paraguaya prohíbe la reelección presidencial, una norma aprobada en 1992 tras la caída del gobierno militar de Alfredo Stroessner, que se extendió entre 1954 y 1989.

Según los manifestantes, la reelección va a debilitar las instituciones democráticas paraguayas.

"Esto es un atraco",dijo el presidente del Congreso, el opositor Roberto Acevedo, quien también fue reprimido durante las protestas.

Una propuesta similar había sido rechazada por el Parlamento en agosto y, hasta hace unos días, las normas establecían que el tema no podía volverse a tratar hasta que pasara un año.

Sin embargo, esta semana los legisladores oficialistas lograron modificar el reglamento.

Entre los manifestantes dispersados este viernes por la policía se encuentran legisladores de Paraguay como el presidente del Senado, Roberto Acevedo.

"Exceso de poder"

Roque Orrego, presidente del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura de Paraguay, un organismo estatal que funciona de forma independiente, dijo a BBC Mundo: "Por una parte, constatamos hechos de exceso de poder en el uso de la fuerza por parte del Estado".

Por otra parte, lamentó la reacción de los manifestantes que incendiaron el Congreso: "Este es un pueblo pacífico que rechaza la violencia".

Y agregó: "Este no es el clima para que cada ciudadano tome postura ante una cuestión que nos interesa a todos, que es el respeto de la constitución nacional y la legalidad del país".