• Los femicidios y la violencia contra los menores de edad no se pueden callar

El último femicidio, la violencia contra menores y el enfoque en la prensa causan preocupación

“Era una niña de 14 años cuando fue abusada por este adulto mayor. Le daba palizas, la vigilaba, la castigaba, y no le permitía estudiar ni trabajar. Señor periodista: no era su novia” así inicia el comentario de Coral Herrera, doctora en Humanidades y en comunicación audiovisual, quien se dedica a investigar temas en comunicación y violencia contra las mujeres, sobre la noticia del femicidio de una adolescente en La Fortuna de San Carlos, el domingo anterior.  

No era su novia era su víctima, es una afirmación que no deja lugar a dudas después del final siniestro de Crisley Martínez, de 19 años, asesinada por su captor, el jefe de la Policía de Tránsito de La Fortuna de San Carlos, Pedro Arce Araya, de 56 años.

El rango de jefe de la Policía de Tránsito y la diferencia de casi 40 años entre el homicida y su víctima, marcaron la relación de poder y sumición de la menor.

Para Herrera, “era una menor secuestrada a la que tenía controlada y manipulada. No era una relación de amor, sino una relación de violencia y malos tratos. No son relaciones impropias, son violaciones y secuestros a menores de edad que deberían haberse impedido.”

Herrera, quien es miembro del Observatorio Centroamericano en Género y Medios (GEMA) dirigió un mensaje a los periodistas que cubren estas noticias para que tomen conciencia, se informen y adopten un lenguaje adecuado que evite que la víctima sea revictimizada o manipulada, un problema más dificil resolver de lo que parece.

“Pedimos más ética de los periodistas a la hora de informar sobre violencia contra las mujeres. #StopPeriodismoMachista”, dijo la experta para quien también deben existir programas educativos de formación en esta materia.

Este homicidio se suma a los 19 femicidios que se han sido ejecutados en el 2017 de acuerdo a las estadísticas del Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu). En 2016 los asesinados de mujeres a manos de hombres con los que existía una relación propia o impropia, femicidios, fueron 26 casos. #NiUnaMás.”

Es deber de la sociedad denunciar las relaciones ilegales

La diputada del Partido Acción Ciudadana (PAC), Emilia Molina Cruz, hizo un “vehemente” pedido a la población para que denuncien cualquier tipo de relación impropia o ilegal. “No puede tolerarse, bajo ninguna circunstancia, la relación sentimental entre una persona menor de edad y una persona adulta” dijo.

“Un hecho doloroso y lamentable como el sucedido en San Carlos, nos recuerda que muchas de nuestras niñas y adolescentes son abusadas física y emocionalmente por hombres mayores de edad que terminan por destruir sus vidas. No hay pretexto alguno para consentir relaciones de esa naturaleza y es un deber de la sociedad denunciarlas”, explicó.

Padres y madres, familiares o cualquier persona de la comunidad deberían informar a las autoridades sobre cualquier caso en que una persona menor de edad mantenga una relación ilegal o impropia con un hombre adulto.

“En Costa Rica hay personas que creen que las mujeres ocupamos un rol secundario. Nos urge mejorar la educación sexual de nuestros hijos e hijas para terminar con estos círculos de machismo y violencia”, dijo,

Agregó que “no podemos callar ante los hechos de violencia contra las personas menores de edad, que vuelve a poner en evidencia el último caso de femicidio ocurrido en San Carlos.”

“Hay una ley que protege a nuestras niñas y adolescentes, su derecho a estar seguras, tener saludo, protección y a vivir su vida como adolescentes”, resaltó Molina.

Para denuncias marque 911 donde será atendida por personal especializado del INAMU.

(Enlace a nota de La Prensa LIbre: http://www.laprensalibre.cr/Noticias/detalle/124721/jefe-de-transito-mat...