Imagen Informa-Tico.com

El grupo de investigadores lo integran actores gubernamentales, regionales, nacionales, del sector privado, organizaciones de la sociedad civil y de la academia de América Latina y el Caribe (AL-C) que han analizado oportunidades y retos para avanzar hacia la transición a sistemas alimentarios sostenibles.

El objetivo es generar soluciones a temas prioritarios como la malnutrición y alimentación desequilibrada, la producción agrícola insostenible, la presión sobre los recursos naturales y las pérdidas y desperdicios de alimentos en Latinoamérica y el Caribe, donde estos problemas son graves y se repiten sin solución.

“La Agenda 2030 para el Desarrollo de los Objetivos Sostenibles define metas y propone cambios estructurales de la sociedad y las naciones. Los patrones de producción y consumo sostenibles, incluidos los alimentos, son considerados ejes transformadores en este empeño y es por ello que los sistemas alimentarios sostenibles son una oportunidad para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible” puntualizó Adoniram Sanches, Representante de la FAO en Costa Rica.

El taller regional donde se desarrolló el estudio sobre retos y oportunidades de los sistemas alimentarios en América Latina y el Caribe, “La encrucijada entre los recursos naturales, los medios de vida y la nutrición” fue organizado por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ONU Medio Ambiente y El Programa de Sistemas Alimentarios Sostenibles.

El estudio busca fomentar el aprendizaje a través de experiencias exitosas en consumo y producción sostenible, políticas públicas, programas o proyectos de diferentes países de AL-C que promueven la creación de condiciones necesarias para garantizar sistemas alimentarios sostenibles.

En el caso de Costa Rica, se comparte la iniciativa interministerial que lidera la Dirección General de Gestión de la Calidad Ambiental, sobre la promoción de la política de producción y consumo sostenible, en áreas clave de la economía.

Otro aspecto destaca la necesidad de formular políticas públicas con un enfoque integral, que incluya los sectores de agricultura, salud, economía y medio ambiente. Lo que permitirá aliviar los desafíos que enfrentan los países en torno a la alimentación y el bienestar de sus habitantes.

Doble desafío: Hambre y Obesidad

El informe El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2018 de la FAO, indicó que en el mundo 821 millones de personas padecen hambre, mientras que 672 millones de personas sufren obesidad, es decir una de cada ocho personas a nivel mundial.

La subalimentación y la obesidad coexisten en muchos países e incluso pueden darse juntas dentro del mismo hogar.

La falta de acceso a alimentos nutritivos debido a su mayor costo, el estrés de vivir con inseguridad alimentaria y las adaptaciones fisiológicas a la privación de alimentos ayudan a explicar por qué las familias con inseguridad alimentaria pueden tener un mayor riesgo de padecer sobrepeso u obesidad.

Actualmente, se requiere un cambio profundo para fortalecer, preservar o recuperar sistemas alimentarios que garanticen la sostenibilidad y la capacidad de proveer una alimentación nutritiva y accesible para toda la población.

Según la FAO, los cambios que se necesitan van desde la preservación de los ecosistemas mediante un uso más eficiente y sostenible de los recursos naturales, mejorar las técnicas de producción, almacenamiento, transformación, procesamiento y comercialización de alimentos hasta la gestión de las pérdidas y desperdicio de alimentos. También, a través del fomento de un rol responsable de los consumidores como agentes clave en el sistema alimentario.

Además, para lograr sistemas alimentarios sostenibles, los agricultores deben adoptar un nuevo enfoque basado en una agricultura sostenible que les permita mitigar y adaptarse al cambio climático. Asimismo, se necesita que adquieran nuevos conocimientos y destrezas que mejoren su productividad agrícola y que garanticen la gestión sostenible de los recursos naturales.

En el marco de la Agenda 2030 para el Desarrollo de los Objetivos Sostenibles, se señala la importancia de promover sistemas alimentarios que sean capaces de proporcionar alimentos a toda la población, que sean sostenibles y aseguren una alimentación adecuada para las futuras generaciones.

Los resultados del taller se presentarán en el Programa de la Segunda Conferencia Global de Sistemas Alimentarios Sostenibles, que se realizará del 5 al 7 de febrero en el país, con el objetivo de fortalecer relaciones estratégicas entre actores clave; proporcionar recomendaciones prácticas; estimular el crecimiento de la inversión; y desencadenar un mayor compromiso político para la transición hacia sistemas alimentarios más sostenibles.