• Legendario cantautor popular asesinado por el genocida Pinochet

Justicia para Víctor Jara, condenaron a nueve oficiales del Ejército de Chile

La Justicia chilena condenó ayer a nueve oficiales del Ejército de Chile por el homicidio del cantautor Víctor Jara, el 15 de septiembre 1973, días después del golpe militar del dictador Augusto Pinochet que derrocó al presidente socialista Salvador Allende. El juez Miguel Vázquez sentenció a ocho militares con penas de 15 años y un día por ser los autores del asesinato de Jara y del entonces director general de Servicio de Prisiones y militante del Partido comunista, Littré Quiroga, y a tres años como autores de secuestro de ambas víctimas. 

El cantautor Víctor Jara asesinado en setiembre 1973 después del golpe militar del dictador Pinochet contra el presidente Salvador Allende.

Dichos militares son Hugo Sánchez, Raúl Jofré, Edwin Dimteri, Nelson Haase, Ernesto Bethke, Juan Jara, Hernán Chacón y Patricio Vásquez. Además, el ex oficial Rolando Melo fue sentenciado a cinco años por haber encubierto los homicidios y secuestros.

Además, en el ámbito civil, se condenó al Estado de Chile a pagar una indemnización de $1.370.000.000 a familiares de las víctimas, según informó el diario chileno El Dínamo.

Víctor Jara se encontraba en la Universidad Técnica del Estado, donde trabajaba como investigador, cuando las fuerzas armadas chilenas tomaron el poder por la fuerza el 11 de septiembre de 1973. Ese mismo día, miembros del Ejército sitiaron la institución. Al día siguiente ocuparon la Universidad y detuvieron masivamente a docentes, estudiantes y personal administrativo, quienes fueron trasladados al Estadio Chile, que funcionaría como centro de detención.

Durante el traslado, los militares reconocieron al cantautor, por lo que fue separado del resto de los detenidos, llevado a los vestidores transformados en salas de interrogatorios y torturas, y golpeado por varios oficiales. El 16 de septiembre se produjo el traslado de todos los detenidos del Estado Chile, menos de Víctor Jara y de Littré Quiroga. Días después, el cadáver del cantautor fue encontrado en un terreno baldío en las inmediaciones del Cementerio Metropolitano de la capital chilena, con 44 tiros y signos de haber recibido reiterados golpes.

Según el fallo, tanto Jara como Quiroga fueron detenidos sin orden judicial de ninguna naturaleza y bajo ningún procedimiento. “El encierro en el Estadio Chile, que era un lugar que se ocupaba para espectáculos deportivos y culturales, fue decidida por las autoridades y Oficialidad que estaba a cargo del mismo, no teniendo facultad legal alguna para ello, sin haberse dejado constancia de la identidad de los detenidos, fecha y circunstancias de su detención, motivos y cargos que se les imputaban a los mismos, autoridad que la ordenó y de dónde provenían” dice el fallo, citado por El Dínamo.

También se confirmó que ambos detenidos habían sido apartados del resto de los prisioneros y que se les había asignado custodia especial. “Se les imputaba, en el caso de Littré Quiroga, el hecho supuesto de haber sido responsable de la prisión y maltrato que habría sufrido el General de Ejército Roberto Viaux, lo que agravaba el castigo que le fue propinado por quienes pasaban a su lado, alentándose incluso a los propios conscriptos a tomar parte en dicho castigo”, explica el documento.

“De manera muy similar, respecto de Víctor Jara Martínez, las agresiones tuvieron como principal aliciente, la actividad artística, cultural y política del mismo, estrechamente vinculada al recién derrocado Gobierno, quien fue sometido a idénticas torturas físicas, siendo los golpes más severos, aquellos que recibió en la región de su rostro y en sus manos, ambas víctimas fueron objeto de patadas, golpes de puño y golpes de culata con armas”, señala el fallo.

La sentencia indica, a su vez, que los 44 impactos de bala que recibió el cantante chileno correspondían a proyectiles 9,23 milímetros, que corresponde al armamento que era utilizado por los Oficiales del Ejército que se encontraban en el lugar. Víctor Lidio Jara Martínez fue músico, cantautor, profesor y director de teatro, además de militante del Partido Comunista de Chile. Su militancia quedó plasmada en su canción y se transformó en una pieza esencial, inescindible, de ella.

Por ello, Víctor Jara se convirtió en un referente internacional de la canción de protesta y en uno de los artistas más importantes del movimiento músico-social conocido como “Nueva Canción Chilena”. Ya el 27 de junio de 2016, un tribunal federal del estado de Orlando, Estados Unidos, había sentenciado al ex militar chileno Pedro Barrientos a pagar una compensación por daños y perjuicios de 28 millones de dólares a la familia del cantautor. En ese entonces, Barrientos, ya nacionalizado estadounidense, fue encontrado culpable de tortura y asesinato extrajudicial de Jara.

Durante el régimen militar de Pinochet, que se prolongó por casi 17 años hasta comienzos de 1990, unas 3500 personas desaparecieron o fueron ejecutadas por agentes del Estado y otras 35.000 fueron sometidas a torturas.