El Colegio de Médicos y Cirujanos lanzó este miércoles una voz de alerta sobre la inminente privatización de los Equipos Básicos de Atención Integral (Ebais), como primer paso hacia la entrega al sector privado de los servicios de segundo y tercer nivel (clínicas y hospitales).

“Nosotros advertimos hace unos meses, que la crisis de la institución era una cortina de humo que terminaría en privatización de servicios y ahora esta medida lo comprueba”, aseveró el Presidente del Colegio de Médicos, Marino Ramírez, refiriéndose al plan de las autoridades de la Caja Costarricense del Seguro Social de entregar los Ebais a cooperativas y otras empresas privadas.

“Aunque las autoridades de la CCSS insisten en que siempre tendrán el control de los servicios y las cooperativas sólo se encargarán del personal, el equipamiento y mantenimiento de los inmuebles. Esto, para el Colegio de Médicos es un ejemplo claro de privatización”, añadió el representante gremial.

Sin embargo, para Ramírez lo más grave es que estas acciones son un calco de los procesos de privatización de los servicios de salud que se han dado en otros países de América Latina, como Colombia y Chile, donde de los niveles básicos se pasó al remate de todo el sistema.

“En esos países se hicieron advertencias de lo que vendría, pero nadie hizo caso y ahora la situación la está pagando el pueblo, pagando altos precios por los servicios médicos y poniendo cuotas de vidas  humanas”, puntualizó.

El Colegio de Médicos insistió en que es necesario que la CCSS responda a varias preguntas esenciales relativas a ese proyecto:

-¿Quién o quiénes podrían asumir un costo operativo, que según la CCSS es de 300 mil millones de colones?

-¿Lo harán por ley o por simple contratación?

-¿Existe un estudio técnico del costo-impacto en los servicios de salud ofertados y recibidos, comparados con áreas de similares condiciones pero administrados por la CCSS?

-¿Existe como una encuesta de satisfacción al cliente de los usuarios de los sistemas otorgados a las cooperativas o dados en arrendamiento?

Para el Colegio de Médicos, frente a las opciones privatizadoras se deberían descartar otras medidas o soluciones viables, de bajo costo económico, aunque algunas tendrían un costo político:

  1. Nuevos programas de atención general basados en protocolos de fácil aplicación, impactando en la reducción de la morbi-mortalidad de la población.
  2. Evitar la poli consulta. Se requiere con urgencia educar a la población para un uso racional de las consultas en los EBAIS y los servicios de Emergencias de los hospitales, quien abuse debe pagar un monto adicional de seguro, el paquete que se oferta es de cobertura básica.
  3. Brindar al primer nivel de atención mejores insumos, equipo, medicamentos y posibilidad de exámenes diagnósticos. Se requiere especialistas en medicina familiar que resuelvan casos básicos y filtren las referencias a los niveles superiores.
  4.  Hospitales centrales atendiendo patologías complejas y difíciles de resolver, encausando lo simple al nivel correspondiente.
  5. Evaluar la sectorización de los EBAIS. No hay capacidad de atención en innumerables puestos de salud, la oferta debe limitarse a las poblaciones, el crecimiento injustificado de esos puestos de salud no es viable.
  6. La unidad más resolutiva debe obtener beneficios que le permitan seguir creciendo y mejorando.
  7. Los compromisos de gestión deben desaparecer y evaluar el rendimiento por cumplimiento de protocolos.
  8. Las listas de espera deben tener un plan de abordaje local, acorde con la capacidad de cada centro, si otra clínica u hospital resuelve el caso se le debe asignar el presupuesto que correspondería a la clínica de adscripción.
  9. Los extranjeros deberían tener un seguro diferenciado, de manera que no baste con el pago mínimo para tenerlo todo. En todos los países hay condiciones de aseguramiento, por lo que se debe dictar una política nacional en esa materia.
  10. Replantear la universalidad y solidaridad del seguro de salud de manera que todos reciban atención               básica y una oferta a mejorar con un copago que permitiría a la CCSS competir con las aseguradoras privadas y  con el mercado privado nacional.