El mandatario reconoció que no todo está resuelto y que tomará algún tiempo ver los resultados de mayor alcance, pero esta ha sido “una decisión valiente que trae confianza y nos da certeza sobre nuestra estabilidad económica y social”.

Alvarado delineó las prioridades de su gobierno a partir de la aprobación del plan fiscal y entre éstas destacó metas en materia de empleo y reactivación económica, diálogo social, inclusión, educación y reformas al Estado.

 

Reactivación

En materia de reactivación económica, el presidente anunció el envío de una serie de proyectos de inversión como un programa de alcantarillado y control de inundaciones en Limón por 56 millones de dólares; un proyecto para fortalecer la Universidad Técnica Nacional por $50 millones, un programa de agua para Guanacaste por $425 millones y la consecución de un empréstito para la construcción del tren eléctrico, entre otros.   

También mencionó los proyectos de infraestructura más importantes: la ampliación de la ruta a Limón (32), la carretera Cañas-Limonal y la construcción de la vía de Circunvalación Norte, junto al fortalecimiento del Consejo de Concesiones para avanzar con iniciativas de inversión en alianzas público-privadas.

“Parte clave de esta agenda de empleo y reactivación son los proyectos para el Ingreso de Costa Rica a la OCDE, que debe darse a más tardar a inicios del 2020”, señaló.

En materia de estabilidad económica, se refirió al proyecto de ley de eurobonos para el financiamiento internacional del país. “Estos recursos serán utilizados para reestructurar la deuda y no para incrementar gasto, quitando presión a las tasas de interés locales y al tipo de cambio”, prometió.

 

Diálogo social

Alvarado reconoció que durante el último año Costa Rica ha vivido situaciones de tensión como la huelga de empleados públicos que se oponían a la aprobación del plan fiscal.

El mandatario prometió reforzar el diálogo y los acuerdos nacionales para lo cual activará el Consejo Económico Social a partir de enero próximo, con apoyo del Proyecto Estado de la Nación y del Consejo Nacional de Rectores

“También enviaremos al Congreso el proyecto para crear por ley el Consejo Económico y Social, y revisaremos con los partidos políticos presentes en el Congreso la Agenda del Acuerdo Nacional, esto para buscar puntos, avances y de encuentro”, dijo.

 

Agenda de inclusión

Alvarado dijo tener una visión clara de las desigualdades que afectan al país: entre lo urbano y lo rural, la deuda histórica con las mujeres y las desigualdades que afectan a poblaciones específicas como las personas con discapacidad, la población LGTBI, los adultos mayores, las personas indígenas y afrodescendientes.

Mencionó compromisos como ampliar la red de cuido y la estrategia Puente al Desarrollo para trabajar no solo con las familias, sino con los barrios y comunidades de mayor necesidad y riesgo del país.

 

Reformas al Estado y a las instituciones

 

Planteó el compromiso de impulsar una reforma del Estado para la gestión eficaz y eficiente basada en resultados y la administración del talento humano con apego a derechos y deberes.

“Impulsaremos reformas en empleo público, a instituciones y normativa del Estado”, pero en el marco del diálogo y poniendo el interés del ciudadano en primer plano.

Aclaró que se trabajará “no con una óptica fiscalista o gremialista”, sino con la visión puesta en lo que es mejor para las personas, especialmente las más vulnerables”.

 

La educación

“Si la reforma fiscal era la prioridad número 1 para protegernos, la mejora de la educación es la prioridad número 1 para desarrollarnos inclusiva y vigorosamente”, aseguró Alvarado.

En  ese espíritu, anunció la ampliación del acceso al preescolar, el cuido de primera infancia, el apoyo a los docentes y el impulso de la evaluación del personal docente para la mejora continua en la calidad educativa

Informó que el bachillerato será “una prueba diagnóstico, ya no un cuello de botella, para que las personas puedan seguir su camino en la vida” y que se dará mayor énfasis a la formación técnica y vocacional.

“Esto debe hacerse con el estudiantado, con las educadoras y educadores, con las familias, las comunidades y las instituciones en un esfuerzo nacional. Por eso el año 2019 será el año de la educación” y eso incluye -afirmó- un acercamiento “inmediato” con las organizaciones magisteriales, que se mantienen en huelga desde hace 84 días.

Finalmente, hizo referencia a otras líneas de trabajo como el apoyo al sector pesquero, el marco regulatorio para transporte y plataformas digitales, la transición portuaria y el crecimiento de la provincia de Limón, el impulso decidido a la descarbonización y la resiliencia al cambio climático y el fortalecimiento del sistema de salud y de seguridad social.