“Las cifras fiscales a noviembre respaldan a posición el gobierno sobre la urgencia de contar con una reforma hacendaria integral, que permita dar sostenibilidad a las finanzas del Estado y garantizar su operatividad”, expresó la Presidencia en un comunicado.

Un déficit equivalente al 6% del Producto Interno Bruto (PIB) implica un aumento del 0,8% con respecto al 2016, pese a una serie de medidas adoptadas por el Ministerio de Hacienda para mejorar la recaudación y reducir el gasto.

La administración ha desarrollado 17 programas diferentes en el área de informática para modernizar el sistema tributario, así como directrices presidenciales que limitaron la creación de plazas nuevas, congelaron los salarios de los altos jerarcas de la administración pública y suprimieron partidas flexibles o superfluas.

En 2016, se recortaron rubros por 4.000 millones de colones en partidas de publicidad, honorarios viáticos y formación, entre otros.

“No podemos disimular que la ausencia de acuerdos que permitan contar con leyes más eficaces y eficientes en materia hacendaria han empeorado la situación. El próximo gobierno también enfrentará estos problemas, los cuales van a empeorar el próximo año ante la ausencia de la ley para el Fortalecimiento de las Finanzas Públicas”, que fue presentada al Congreso desde el año 2015, afirmó Fallas.

Según explicó el ministro, el incremento en el déficit fiscal se explica por el aumento en los intereses de la deuda, que pasaron de 2,4% a 2,8% del PIB acumulado de noviembre del 2016 al mismo mes del 2017. La deuda pública del gobierno central alcanza los 15,5 billones de colones, según una estimación de la CEPAL.