La película chilena “Una mujer fantástica” ganó el Oscar a la mejor película extranjera

Por Daniel Cholakian *. La película chilena “Una mujer fantástica” ganó el Premio Oscar como mejor película extranjera. La cinta de Sebastián Lelio, protagonizada por la actriz trans Daniela Vega, compitió en esa categoría con “El insulto” (Líbano) de Ziad Doueiri; “Loveless” (Rusia) de Andrey Zvyagintsev; “En cuerpo y alma” (Hungría) Ildikó Enyedi y “The square” (Suecia) de Ruben Östlund.  

El Oscar a la mejor película extranjera lo ganó la cinta chilena “Una mujer fantástica” del director Sebastián Lelio, protagonizada por la actriz trans Daniela Vega.

Esta es la primera vez que una película chilena de largometraje recibe este premio, el más famoso en la industria global del cine. La primera vez que una producción chilena ganó un Oscar, fue en el año 2016, cuando “Historia de un Oso”, de Gabriel Osorio, fue reconocido como como mejor cortometraje animado. Sin embargo en varias ocasiones chilenos ha sido candidatos, e incluso ganadores de los premios.

Miguel Littín, realizador de “El chacal de Nahueltoro”, “Acta General de Chile” y “Allende y su laberinto”, entre muchas otras, fue candidato por películas producidas durante su exilio latinoamericano. “Actas de Marusia” (1976), mexicana, y “Alsino y el cóndor” (1982) de Nicaragua, fueron candidatas en la categoría de película extranjera. El director de fotografía Claudio Miranda fue premiado por la película “La vida de Pi”, del taiwanes Ang Lee. La última película en competir como mejor film extranjero fue en 2013, cuando la película que representó a Chile fue “No”, de Pablo Larraín.

Una mujer fantástica

“Lo que pasó con la película es como una película dentro de otra película. Yo me esperaba compartir la película con la gente, pero no la reacción de tanto cariño de las personas. Fue como una explosión de cariño”, contó la protagonista del film, Daniela Vega a Nodal Cultura.

“Una mujer fantástica” se estrenó un año atrás en el Festival Internacional de Berlín, donde Sebastián Lelio y Gonzalo Maza han ganado el premio al mejor guión. Desde entonces y hasta esta noche ha sido reconocida en innumerables festivales en todo el mundo. El último premio que ha recibido ha sido el Premio Spirit a la producción independiente, que se entregó en las vísperas de los premios Oscar. También fue reconocida como mejor película extranjera en la gala de entrega de los Premio Goya.  En la entrega de los premios Fénix a la industria audiovisual iberoamericana recibió los galardones como mejor guion, mejor película y Daniel Vega recibió el premio como mejor actriz.

Vega es cantante lírica además de actriz. Marina, su personaje en la película, también lo es. Mientras espera poder regresar a ensayar con su viejo maestro, trabaja cantando rumba en un show turístico, además de ser mesera en un pequeño restaurante. Marina vive con Orlando, un empresario mayor que ella. Orlando es divorciado y tiene, fuera de su vida con Marina, una familia católica y “bien constituida”. Conservadora.

Orlando muere repentinamente. Marina deberá enfrentar el drama de una mujer que, siendo la otra, la amante oculta del seno social, la que no tiene los derechos de sucesión ni de apellido, es inmediatamente marginada del momento de la despedida. Marina es, además, una mujer trans.

El planteo de la película, que es inteligente, sutil y nunca pontifica, excede la cuestión de la identidad de una persona transgénero. El camino de esas pocas horas tristes en la vida de Marina da cuenta de violencias complejas, insertadas en todos los niveles sociales, en la propia lógica burocrática. Lo brutal que intenta borrar el amor, que es el eje de esta historia.

Marina debe enfrentar una serie de situaciones violentas, la exclusión y la negación al deseo de despedirse del ser amado, que es lo que cualquier personas quisiera hacer en ese momento. Por supuesto, su condición de trans profundiza la violencia, la incomprensión e incluso habilita un conjunto de violaciones por parte del Estado que por momentos resultan feroces.

Vega es sin dudas clave no solo para el reconocimiento que la película ha tenido en todo el mundo, sino también en la propia construcción de la historia.

Lelio buscaba explorar en las situaciones de la vida de las personas trans para poder pensar una historia que tendría como eje la vida de Orlando. Para ello se contactó con Daniela Vega para conocer más de aquel universo sobre el que deseaba contar una historia. “Estuvimos un año y medio hablando, y en algún momento el personaje  dio una vuelta hacia mí, sin que yo lo supiera. Él me lo comunicó enviándome el guion a mi casa. Esa fue su manera de comunicar”, contó Vega a Nodal Cultura.

Su presencia como presentadora en la ceremonia de los Oscar, donde dio lugar a la canción original de la película “Llamame por tu nombre”, ha sido sin dudas un reconocimiento especial a su trabajo. No hay dudas que esto es parte inescindible de la trascendencia que tiene la película.

El momento del cine chileno

No caben dudas que Chile ha logrado sostener en los últimos años no solo una industria creciente, sino una mayor diversidad que incluyó no solo propuestas como la de Lelio,sino también la primera película dirigida por una realizadora mapuche, Claudia Huaquimilla y una interesante serie de películas que reconstruyen la memoria de la represión y que impugnan el régimen de la iglesia católica.

En relación con esto, el ministro de cultura de Chile, Ernesto Ottone, afirmó “Es impresionante que en menos de tres años se han obtenido dos Oscar por lo que se está haciendo gracias a la creatividad del audiovisual chileno. Llevo un año diciendo, desde que se ganó el León de Plata en Berlín, que esta producción es una película especial, no solamente por la calidad y porque representa toda la actualidad del cine chileno, sino también por la temática y la actuación extraordinaria de Daniela Vega. Una Mujer Fantástica presenta un Chile donde los temas sociales como los que se abordan en la película son contingentes y se enfrentan, donde la agenda valórica del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet ha sido fundamental en ampliar los márgenes del respeto e igualdad de nuestra sociedad con respecto a estas temáticas. Es una felicidad inmensa y un gran reconocimiento a Sebastián Lelio y los hermanos Larraín, y por supuesto, al momento increíble que está pasando el cine nacional”

Los cuerpos habitables

Una de las claves para pensar “Una mujer fantástica” es el plano final, que con una simple imagen propone es un notable llamado a pensar la identidad, no solo la sexual. ¿Cuándo, cómo y por qué se constituye la identidad de una persona? ¿Quién puede determinar cuál es la manera correcta de vivir esa identidad? ¿Cuánto debe importar la genitalidad a la hora de determinar el deseo? ¿Cuáles son, en definitiva, los cuerpos que pueden amar y ser amados?

“Hay quienes intentan prohibir habitar ciertos cuerpos y que hay ciertos cuerpos que parece que no tiene derecho a ser amados. Todo lo que sale de la norma, puede caber dentro de esa aseveración. No solamente un cuerpo trans. Un cuerpo moreno, un cuerpo gordo, uno muy flaco”, sostuvo Vega. Después de este reconocimiento, sería deseable que las sociedades puedan pensar la relación del orden con los cuerpos, los deseos, los amores y los dolores.

(*NodalCultura)