Para el gobierno, el 2015 fue un buen año para Costa Rica en términos económicos. El Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) registra que en los últimos siete meses, la actividad económica tuvo una tasa de variación interanual creciente: pasó del 1,8% en agosto 2015 a 4,9% en enero de 2016.

El Primer Vicepresidente de la República y ministro de Hacienda, Helio Fallas, explicó que si bien el crecimiento económico no ha logrado retornar a su nivel potencial, el dinamismo de la actividad económica se ha acelerado gracias a la mejora en los términos de intercambio y la respuesta de la demanda interna.

“Hay varios factores que inciden en la mejora económica del país, por ejemplo, experimentamos una baja inflación acumulada que a febrero fue del 0,65%, siendo la más baja en 40 años”, explicó. “El control de la inflación ha sido efectivo, aprovechando los espacios que han permitido la reducción en el precio del petróleo importado, el ritmo de crecimiento económico y la baja en las tasas de interés internacionales”, continuó.

Fallas agregó que igualmente, el Banco Central de Costa Rica ha podido mantener controlada la volatilidad del tipo de cambio como consecuencia de la implementación del sistema de flotación administrada y condiciones favorables del país en el sector externo.

Por otra parte, aseveró que la acumulación de reservas monetarias internacionales ha permitido mantener un nivel por encima de lo usualmente “adecuado”.

“En cuanto a las tasas de interés, los niveles son muy positivos porque no se observaban desde hace 8 años y el impacto es notorio para las personas que tienen préstamos, al tiempo que promueve la inversión y el consumo”, agregó. La baja en las tasas de interés se debe a que esta Administración se propuso reducirlas en dos puntos del promedio vigente en octubre del 2015, como parte del plan Impulso; en esa fecha se ubicaba en 6,25 puntos porcentuales, de ahí que el cambio comenzó a percibirse a partir del último bimestre del año pasado.

Otro tema que destacó son los datos de la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (CINDE). En el 2015 se concretaron 39 proyectos de inversión extranjera y se generaron 11.935 empleos formales, mostrando un auge considerable en la industria de los servicios y manufactura. Por su parte, las exportaciones de equipos médicos y de precisión crecen más rápido en comparación con el resto de exportaciones del Régimen de Zona Franca.

Lo favorable del entorno macroeconómico local ha sido reconocido por los organismos internacionales que visitaron el país recientemente, tal es el caso del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional. “Pese a los aciertos, es necesario insistir en la necesidad de mejorar la sostenibilidad fiscal, que es el punto débil del país, por cuanto la tendencia fiscal sigue siendo insostenible a largo plazo”, enfatizó el Vicepresidente.